Desmontaje del motorreductor del automóvil

Desmontaje del motorreductor del automóvil

Es muy posible que la avería que lleve al cliente a un taller de electricidad por mal funcionamiento del techo corredizo sea debida a un fallo manifiesto del motorreductor y sus circuitos eléctricos. Si éste es el caso, no es necesario desmontar el techo sino que hay que hacerlo, en la peor de las circunstancias, desde el mismo motorreductor si se ha comprobado que el culpable de la avería es este dispositivo y existe, por lo tanto, la necesidad de proceder a su sustitución completa. Para desmontar el motorreductor es necesario que el techo corredizo se encuentre en posición de cierre. A continuación, lo primero que se ha de hacer es sacar la consola de techo para tener acceso al dispositivo que se encuentra tapado por esta consola.

En la figura 56 tenemos los elementos que forman parte de esta consola de techo en un automóvil de la marca Peugeot. Estos elementos son, el lector de mapas (1), la luz de iluminación interior (2) y los mandos del motorreductor (3). Es necesario sacar los plásticos de pantalla para tener acceso a los tornillos de fijación de la consola. Como vemos en la figura 57 es en la zona indicada en T donde se encuentran los tornillos que sujetan esta pieza.

Desmontaje del motorreductor del automóvil Glosario y Manuales

Una vez retirada la consola quedará a nuestra vista el conjunto del motorreductor, de la forma que se aprecia en la figura 58. Aquí asistimos al momento del desmontaje final. Se deberá comenzar por sacar el tornillo de masa (M) y luego las tres fijaciones (F) que sujetan el motorreductor y que son fácilmente identificables. Una variante en el desmontaje puede producirse cuando la avería del motorreductor se produjo en el momento en que el techo corredizo estaba abierto, ya fuera parcial o totalmente. Si ello fuera así, antes de desmontar del todo el dispositivo (Fig. 59) es necesario hacerse con la manivela de socorro (1) para desembragar la palanca de desbloqueo (2). Luego maniobrar manualmente hasta conseguir que la leva pequeña (3) permita la posición de cierre completo del techo corredizo.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *