Sustitución de una aleta de auto atornillada

Sustitución de una aleta de auto atornillada

Como complemento de la reparación que acabamos de ver es conveniente dar unas instrucciones suplementarias sobre la manera de actuar frente a las planchas de recubrimiento. En las carrocerías modernas todas las aletas delanteras van atornilladas. Cuando una de estas piezas de plancha ha sufrido deformaciones que van más allá de simples abolladuras de poca extensión (cosa muy probable porque, dado el criterio de seguridad pasiva se utilizan estas planchas para absorber la contundencia de los golpes recibidos), la solución correcta en el taller pasa por su desatornillado y desmontaje y su sustitución por planchas de repuesto. El desmontaje es sencillo y precisa de poco tiempo, y lo mismo puede decirse del montaje. Como consecuencia, la reparación resulta más barata que la dedicación de horas a tratar de devolver forma a la plancha.

En la figura 24 tenemos un ejemplo en el que se destaca la forma y disposición de los elementos frontales con el nombre de cada una de las piezas. Seguidamente pasaremos a comentar aquellos elementos cuyo desmontaje será necesario para la sustitución de la aleta.

Sustitución de una aleta de auto atornillada Glosario y Manuales

En algunos casos puede ser necesario el desmontaje de la óptica o, en especial, del faro de intermitencia. En las figuras 25 y 26 puede ver el lector el detalle del faro general con sus características de sujeción a las planchas frontales. En algunas ocasiones, un embellecedor (1, en la Fig. 26) puede formar parte de la aleta y, lógicamente, deberá ser desmontado antes de empezar el trabajo propiamente dicho de desmontaje de la aleta. En el caso que nos ocupa el embellecedor consiste en una moldura que tiene su extremo de unión a la aleta tal como puede deducirse del estudio de la figura 26. Los remates de esta moldura están fijados al extremo mediante unos tornillos especiales de tipo torx.

En la figura 27 se puede ver el reparto de los diversos tornillos que intervienen en la sujeción de la aleta a las piezas vecinas y en la figura 28 vemos los elementos de sujeción de la pieza externa del pasarruedas. Por otra parte, en la figura 28 tenemos a la vista la funda de cierre del pasarruedas (1) —o pantalla parabarros— junto con sus ganchos (2) y sus grapas de sujeción a la aleta (3).

Después de haber desmontado la moldura, sacados los tornillos indicados en la figura 27 y las grapas y ganchos de la figura 26, la pieza que constituye la aleta podrá sacarse sin más problemas, y si los hay, serán seguramente provocados por la deformación, pero, desde luego de poca importancia para un profesional que puede cortar o deformar una plancha que ya no va a utilizarse. Para el montaje de la pieza de repuesto bastará con proceder a la inversa de la forma como se ha efectuado el desmontaje.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *