Reparación en otros tipos de carrocerías

Ya hemos dicho otras veces a lo largo de este libro que no todas las carrocerías son iguales e incluso dentro de una misma marca se encuentran diferencias importantes sobre el sistema de diseño adoptado en determinadas piezas, tanto mecánicas como de la carrocería, aun cuando ejerzan la misma función. Por razones de hacer más fácil el aprendizaje hemos elegido en nuestras descripciones un tipo de carrocería media que no tenga una especial complicación, de modo que pueda entenderse bien el tipo de trabajo que hay que realizar para su reparación.

Sin embargo, no se debe olvidar que en la práctica vamos a encontrarnos con carrocerías que presentarán ligeras variantes con respecto a lo que se está estudiando, lo cual no es ningún inconveniente, pues lo importante es que se conozca bien el procedimiento general, la forma correcta de actuar ante una reparación cualquiera, para luego aplicar estos conocimientos a las variantes que puedan presentarse.

De cualquier modo, es lógico que el planchista deba esforzarse por conocer previamente la mayor cantidad posible de modelos de carrocerías, ya que ello le facilitará la estrategia a seguir en la reparación o en la sustitución de piezas y le permitirá agilizar el trabajo que desarrolle. La mejor forma de conocer de antemano una carrocería consiste en hacerse con el manual de taller de planchistería que las casas fabricantes suelen editar al mismo tiempo que los conocidos manuales de taller de mecánica.

En estos manuales de planchistería se dan consejos y se observan despiezos de las planchas que pueden ser muy útiles cuando se vaya a trabajar en el modelo concreto a que se refiere el manual. Un buen consejo es que, antes de lanzarse a una reparación en una carrocería que nunca se ha desmontado, se eche una mirada al manual correspondiente. En el caso concreto de la sustitución del techo de una carrocería podemos encontrarnos con variantes de cierta importancia que de algún modo van a afectarnos en la técnica a utilizar en la reparación, aunque nunca de una forma considerable.

Puede encontrarse (y de hecho cada día son más usuales) con techos que no tengan vierteaguas, lo cual facilita el corte de la plancha. En otros casos puede darse que el techo forme una única pieza con los montantes, como ocurre con modelos de cierta antigüedad. Sea como sea, el procedimiento general es válido y las posibles dudas debidas a mayores o menores vacilaciones respecto a éste deben resolverse consultando los manuales a los que antes hacíamos referencia.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)



Un comentario en Reparación en otros tipos de carrocerías

  1. Carroceros Extremadura Dice:

    Muy interesante y esclarecedor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *