Otros modelos de cerraduras de automóvil

Como ya se ha dicho, existen otros modelos de cerraduras y ello hace que nos sea necesario poner otro ejemplo que nos permita hacernos cargo de la forma como están montadas estas piezas de seguridad. Tal es el caso, por ejemplo, de una cerradura de origen Volkswagen que vamos a comentar ahora como complemento de lo dicho hasta este momento.

En la figura 15 vemos una cerradura de esta marca citada correspondiente a una puerta delantera izquierda. En este caso, para montarla hay que elevar 90° la palanca de accionamiento y retenerla en esa posición con un destornillador a través del orificio de montaje. A continuación, ya podrá instalarse en la puerta (operación que se está llevando a cabo en la Fig. 16). El botón del seguro y su barra de control se colocan desde el exterior. El extremo de dicha barra debe engancharse al casquillo de seguridad que sobresale de la cerradura. Asimismo habrá que enganchar la barra de control que une la palanca de accionamiento de la cerradura con el mando de la empuñadura de accionamiento interior.

Cuando se hayan enganchado las dos barras a la cerradura ya se podrá retirar el destornillador. Seguidamente sólo nos faltará volver a roscar los dos tornillos de sujeción de la misma cerradura y, por último, volver a montar el asidero exterior que hubo de desmontarse para la extracción de la cerradura. En la figura 17 podemos verla palanca de la manivela de una puerta trasera (mando de apertura y cierre de la puerta) y los elementos relacionados con ella. Similares a los mecanismos de las puertas delanteras son los de las traseras, si bien estas últimas son más simples por carecer de bombín, ya que no poseen llave y están sujetas a los mecanismos del cierre centralizado.

Figura 15. Cerradura de puerta.

  1. Palanca de accionamiento de cierre.
  2. Orificio de montaje.
  3. Casquillo de seguridad.

Figura 16. Montaje de la cerradura de puerta.

  1. Palanca de accionamiento del cierre.
  2. Barra de control del seguro de bloqueo.
  3. Barra de control del mando de accionamiento.

Figura 17. Palanca de mando de una puerta trasera y elementos relacionados con ella.

  1. Palanca del mando de accionamiento.
  2. Remache de expansión.
  3. Barra de control de apertura y cierre.
  4. Barra de control del seguro de bloqueo.
  5. Botón del seguro de bloqueo.

El oficio de planchista no tiene por qué hacerse extensivo al de cerrajero. Con ello queremos decir que el operario no tiene necesidad de conocer los mecanismos internos de una cerradura y su funcionamiento exacto. Pero sí debe tener el conocimiento completo de lo que es una puerta de automóvil y de todos los mecanismos que comporta y de la manera que la puerta debe ajustar con su marco en la carrocería. En este sentido, cuando una cerradura ha sido desmontada y más si ha sido sustituida, es muy posible que después de este nuevo montaje la cerradura haya quedado un poco desviada y ello hará que la puerta no acabe de cerrar con la corrección necesaria. Es en este momento cuando hay que acudir a la operación de centrado o ajuste de la posición de la cerradura para que encaje correctamente con el cerradero que se encuentra en el marco del montante.

Los tornillos de fijación de la cerradura suelen permitir una tolerancia en su posicionado que sirve precisamente para conseguir un perfecto centrado entre cerradura y cerradero. Esta operación de ajuste por centrado deberá ser realizada siempre que la cerradura haya sido desmontada o también, lógicamente, cuando el marco de la puerta haya sufrido alguna manipulación como consecuencia de haber recibido un golpe y de su posterior reparación.

La forma de operar es la siguiente. Se colocan y aprietan provisionalmente los tornillos de la cerradura y con suavidad se empuja la puerta hasta que toquen las gomas de estanqueidad, a un paso de su cerrado total. Ahora debe empujarse con algo más de impulso y hemos de comprobar que la puerta se cierra por completo sin dificultad. Si no se obtiene este resultado será necesario proceder a mover un poco la cerradura de su asiento hasta conseguir que el cierre de la puerta sea suave y el ajuste del todo correcto.

En otros casos, el desajuste puede deberse al cerradero que se halla situado en el pilar o montante. En la figura 18 aparece un cerradero usual. En su base suele existir una tuerca hexagonal que puede ser aflojada y mediante ello se pueden conseguir pequeñas modificaciones que varíen su posición relativa en relación con la posición adoptada por la cerradura.

Otros modelos de cerraduras de automóvil Glosario y Manuales

Inicialmente se marca con un lápiz la posición del cerradero. Luego se afloja la tuerca hexagonal y se modifica ligeramente su posición sobre las líneas de la marca. A continuación se vuelve a apretar provisionalmente la tuerca para pasar, acto seguido, a comprobar el ajuste. Cuando se haya conseguido una posición favorable que no deje lugar a dudas sobre el correcto ajuste, se deberá pasar a apretar fuertemente la tuerca hexagonal del cerradero vigilando que en esta operación no sufra movimiento de desviación alguno.

En la figura 19 tenemos otro tipo de cerradero, esta vez provisto de tres tornillos. También puede ocurrir a veces que la culpa de la. dificultad de cierre de la puerta se deba a un cierto descuelgue que le viene proporcionado a la puerta por culpa de las bisagras. De este defecto ya nos ocuparemos más adelante. Una puerta que cierre con excesiva facilidad pero que no acabe de oprimir con la debida fuerza la goma de estanqueidad del marco, puede ocasionar ruidos y vibraciones durante la marcha que, además de ser molestos, perjudican los anclajes de la misma puerta. Además, una puerta así permitirá fácilmente el paso del agua de la lluvia o del túnel de lavado. Así pues, lo que se debe conseguir en esta operación de ajuste de la puerta es el equilibrio de la regulación de la distancia de la cerradura para que la puerta no vibre y a la vez se consiga su cierre sin dificultad y con el correcto aprisionamiento de las gomas de estanqueidad.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *