Desmontaje de la cerradura de la puerta del automóvil

Por supuesto, no todos los diseños de cerraduras son iguales en todas las marcas. La primera clasificación que puede hacerse consiste en considerarlas desde el punto de vista constructivo. De hecho existen cerraduras de pestillo circular y de pestillo rectilíneo, siendo las primeras las más utilizadas en las puertas y las segundas de preferente utilización en los portones. También los anclajes pueden ser diferentes de una a otra marca. A continuación vamos a describir un caso concreto de cerradura pero no lo haremos con todos los casos posibles pues, como es lógico, ello nos ocuparía demasiado espacio. Esperamos que, sabiendo cómo se desmonta una de estas cerraduras, el operario tenga el necesario instinto para descubrir los anclajes de cualquier clase de cerradura después de haber estudiado detenidamente y con detalle los signos externos que indican dónde se hallan los anclajes y la forma de liberarlos.

Así pues, pasemos a ver un ejemplo de desmontaje y extracción de la cerradura en una puerta como la que venimos estudiando hasta este momento. Para desmontar la cerradura deberemos, en todos los casos, retirar el guarnecido de la puerta y también el absorbedor de choque lateral interior, pues este elemento impide que podamos trabajar en la cerradura. También puede ser necesario el desmontaje del conector del cableado.

En las condiciones que acabamos de indicar tendremos la puerta como se puede ver en la figura 11. Ahora se pueden ver las dos varillas de mando que hacen posible la apertura de la puerta tanto por el interior como por el exterior. La varilla (1), que es la más larga, es la encargada de permitir la apertura de la cerradura desde el mando interior de la puerta, mientras la varilla (2), más corta, permite la misma operación desde la empuñadura exterior. Las puntas de estas varillas hay que soltarlas de su punto de fijación en la cerradura.

Figura 11. Situación de las varillas de mando para tener acceso a la apertura de /a puerta.

  1. Varilla para la apertura de la cerradura desde el mando interior de la puertas.
  2. Varilla más corta accionada desde la empuñadura exterior.

Figura 12. Tornillos de fijación en el lado de la puerta.

A) Tornillos de fijación de la cerradura.

B) Tornillos de fijación del montante de antiviolabilidad.

Figura 14. Bombín de la cerradura de la figura anterior.

C) Casquillo de sujeción del bombín.

A continuación se pasa a actuar desde el lateral de la puerta en la que se verán los tornillos de sujeción de la cerradura. En la figura 12 tenemos señalados, con la letra A, la presencia de los tres tornillos que intervienen en esta labor. Una vez retirados los tornillos (A), la cerradura (Fig. 13) ya podrá sacarse de su alojamiento. A partir de este momento ya se podrá independizar la cerradura de la puerta.

En algunos casos puede ser necesario sacar el bombín de la cerradura (Fig. 14) sin necesidad de efectuar el desmontaje de ésta. Nos referimos a aquellos casos en los que el automóvil ha sido forzado por el sistema de taladrado del orificio de entrada de la llave. En estos casos, basta con sacar el guarnecido de la puerta y el absorbedor de choque interior (tal como hemos hecho para el desmontaje general de la cerradura) y pasar directamente a quitar los tornillos B de la figura 12.

A continuación, girar un cuarto de vuelta el casquillo de sujeción del bombín que vimos en la figura 14 señalado con la letra C, y ya se podrá sacar de la cerradura el conjunto del bombín. Para llevar a cabo la sustitución por otro bombín en buen estado se deberá obtener la pieza de repuesto y proceder a la inversa de lo indicado para el desmontaje.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *