Golpes recibidos en la parte frontal

Golpes recibidos en la parte frontal

A consecuencia de los golpes recibidos en la parte frontal del automóvil las piezas interesadas pueden ser, en primer lugar, el paragolpes (del que, por ser desmontable, no vamos a considerarlo aquí y lo veremos en el capítulo de accesorios) y a continuación las piezas que forman el conjunto de la calandra, tanto el revestimiento de la parte baja como la traviesa que soporta el capó y los faros. El capó también habrá sufrido daños y, según la violencia del golpe, éste podrá haber afectado también a las planchas de los pasa ruedas obligándolas con alguna deformación. Si el golpe frontal se ha producido algo ladeado a derecha o izquierda habrá afectado a una de las aletas del guardabarros, de modo que la reparación deberá ser extensiva a esta zona de la carrocería.

Por otra parte, según la violencia del golpe podrá ser necesaria la sustitución completa de la pieza de la calandra o incluso de las aletas de los guardabarros de modo que, para hacer la reparación más rápidamente, puede acudirse a instalar toda la pieza nueva; pero también puede ser más conveniente llevar a cabo una sustitución parcial del revestimiento, lo que significa muchas veces un ahorro de tiempo en la reparación, y de cuya técnica también vamos a ocuparnos aquí.

De acuerdo con lo dicho vamos a realizar un estudio detallado de las operaciones a llevar a cabo en los dos siguientes casos, pertenecientes a la parte frontal del automóvil:

  • Sustitución total de la calandra y de la aleta, y parcial del pasa ruedas.
  • Daños en el capó.

En estos dos supuestos se puede concentrar un porcentaje muy elevado de todos los casos de deformación en la parte frontal del automóvil ocasionados por colisiones razonables que son, en definitiva, las que pueden dar origen a una reparación con un coste aceptable para el cliente y, por ello, las más corrientes llevadas a cabo en el taller. Pasemos a explicar el modo de actuar del profesional planchista ante cada uno de los supuestos indicados.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *