Reparación de plancha por elementos, parte frontal

Reparación de plancha por elementos, parte frontal

Al igual que ocurre en otros muchos oficios, también en el oficio de chapista las reparaciones de plancha de un automóvil tienen que ser realizadas en una serie de casos muy repetitivos. Los golpes que más habitualmente recibe un automóvil como consecuencia del tráfico vienen a ser siempre en un reducido número de lugares que afectan aproximadamente a las mismas piezas y cuya realización viene a ser siempre igual en la gran mayoría de los automóviles de serie. Así pues, aunque ya hemos visto anteriormente la gran cantidad de piezas de que consta una carrocería, la realidad es que las reparaciones que se llevan a cabo en el taller pueden resumirse en no más de unas diez posibilidades, que vienen determinadas por los golpes en la parte delantera, en la parte central o en la trasera.

Como es bien sabido, cuando una carrocería ha recibido un golpe de mucha importancia, si bien su reparación no es técnicamente imposible, el destrozo en la estructura y el relativo bajo precio de un automóvil gracias a la fabricación en serie, hacen que el número de horas necesarias para llevar a cabo la reparación de la carrocería se acerque mucho o llegue a superar el precio del automóvil nuevo, por lo que no hay opción para el cliente o la compañía de seguros que siempre se van a decidir por la compra de un automóvil nuevo en el primer caso o de una indemnización en el segundo. Por lo tanto, reparaciones de la carrocería que interesen seriamente la estructura, puede decirse que son rarísimas en un taller, bien al contrario de todas las reparaciones que afectan a las planchas de revestimiento exteriores, e incluso al techo como consecuencia de vuelcos muy suaves o de la caída de objetos pesados sobre él. A éste, pues, es al tipo de averías que vamos a referirnos en este capítulo.

Con el fin de conseguir poner un poco de orden en la explicación de todas estas reparaciones de plancha que hemos de considerar como habituales por la gran cantidad de veces que se suelen repetir en los talleres, vamos a hacer una clasificación que va a servir de base a nuestro estudio.

Los choques o colisiones de los automóviles se producen en la parte frontal, en la central o en la trasera según los casos, de modo que vamos a encontrar una analogía de los golpes recibidos más habitualmente con el tipo de deformaciones que estos golpes suelen ocasionar. Ello nos lleva a hacer una clasificación como la siguiente que, además, nos va a servir para desarrollar la explicación general de la forma de llevar a cabo la reparación en todos los casos derivados. Esta clasificación es la siguiente:

  • Golpes recibidos en la parte frontal.
  • Golpes recibidos en la parte central.
  • Golpes recibidos en la parte trasera.

Los daños ocasionados por estos tipos de colisiones interesan a determinados conjuntos de piezas de plancha cuya restitución es lo que vamos a ver en cada uno de losares grandes apartados que acabamos de señalar.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *