Función de la carrocería

Función de la carrocería

La función de la carrocería es la de albergar la carga y a los ocupantes del vehículo, así como transportarlos. En cuanto a la función que nos atañe, la de seguridad, es la encargada de proteger a los ocupantes del vehículo, es decir, evitar que ningún cuerpo extraño se introduzca dentro del habitáculo y la de asegurar un espacio mínimo, de seguridad, que permita la movilidad de los ocupantes en caso de accidente.

Por lo tanto, la carrocería debe ser elástica, para absorber la inercia del vehículo, y rígida para proteger a los ocupantes de la misma. Estas dos características principales de la carrocería son contradictorias, por ello, los constructores estudian muy bien el comportamiento de los diferentes materiales, en diferentes situaciones, con el fin de observar si los niveles de rigidez y elasticidad son los adecuados.

Un ejemplo para ver el porqué de la importancia de la rigidez y la elasticidad es el siguiente: si hiciéramos una carrocería muy rígida, al tener un choque a bajas velocidades, debido a que la inercia liberada no es la suficiente para que la carrocería la comience a absorber y actuar como si fuera un muelle (al comprimirse), la deceleración sería absorbida casi toda por los ocupantes, de manera que ellos notarían un golpe seco. Por el contrario si hiciéramos una carrocería muy elástica, a altas velocidades tendríamos problemas de saturación, es decir, como la carrocería es blanda, tiende a absorber poca inercia. A partir de este punto de saturación, la respuesta de la carrocería es imprevisible.

Para intentar que la rigidez y la elasticidad de la carrocería sean aún más compatibles, se estudian métodos para tal efecto. Unos de los métodos es utilizar las carrocerías deformables y las barras laterales (situadas en las puertas). Tanto la carrocería deformable como las barras laterales consisten en debilitar unos puntos con el fin de que, al producirse un choque, la carrocería o las barras laterales se doblen sobre sí mismas por dichos puntos. De esta forma, tenemos una carrocería rígida y elástica, a la vez, por los puntos debilitados.

Estos puntos debilitados son, generalmente, del mismo material que el resto de la carrocería pero en algunos vehículos, dependiendo de la marca, son de diferentes materiales. Se ha de entender que son del mismo material pero con diferentes características mecánicas, de resistencia, tracción, etc., con tratamientos térmicos diferentes o más débiles.
Dentro del estudio de la carrocería deformable nos encontramos con el estudio de las deformaciones de la carrocería que se producen y cómo se producen, de las deformaciones de los demás elementos (volante, asientos, etc.), así como del desplazamiento de diversos elementos, entre ellos tenemos el motor, los asientos y el mecanismo de dirección.




Califica este Artículo:
2 / 5 (2 votos)



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *