Desabollado por taladrado o soldadura de clavos o arandelas

Desabollado por taladrado o soldadura de clavos o arandelas

Una forma muy práctica y segura de eliminar pequeños golpes en las planchas de revestimiento, actuando exclusivamente desde el exterior, se puede llevar a cabo con el uso del llamado martillo deslizante o martillo de inercia que es una herramienta semejante a lo que nos muestra el dibujo de la figura 38. Consta de una punta provista de una sencilla mordaza (M) a la que se le pueden acoplar diferentes tipos de piezas con rosca de tornillo (R) o bien en forma de gancho (P). El cuerpo está formado por una barra (B) por la que puede deslizarse un contrapeso (C) que es el elemento percusor que hace las veces de martillo.

Todas aquellas pequeñas abolladuras recibidas por las planchas de revestimiento como consecuencia de la desconsideraba apertura de puertas de coches vecinos en el aparcamiento, por ejemplo, pueden ser tratadas desde el exterior utilizando las técnicas de desabollado que vamos a explicar a continuación en las que interviene el martillo deslizante, y también abolladuras de poca extensión como la mostrada en la figura 39 en la parte alta de la aleta delantera de revestimiento.

Existen dos sistemas, uno que actúa por taladrado de la plancha y otro que actúa por soldadura. Este último es el más importante pero vamos a iniciar nuestro estudio por el primero que es el más clásico de ellos aunque ahora es menos utilizado. Sin embargo, consideramos que el operario debe conocerlo.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *