Mala preparación de la mezcla en motores de automóvil equipados con inyección de gasolina

Mala preparación de la mezcla en motores de automóvil equipados con inyección de gasolina

La utilización del carburador se está reduciendo de día a día en los automóviles de fabricación moderna. Los sistemas más corrientes de alimentación son, ahora, los que disponen de un sistema de inyección de gasolina. Podría decirse que el funcionamiento de un equipo de inyección, aunque sea monopunto, es muy diferente del sistema utilizado por el carburador ya que se basa en un nuevo concepto de medición del aire y, en virtud de ello, un microordenador determina la cantidad de gasolina que hay que aportar. Con este sistema se logra un mayor aprovechamiento del combustible y, por lo mismo, los motores equipados con inyección son sensiblemente menos glotones que los motores dotados de carburador, a igualdad de caballos de potencia y de esfuerzo exigido.

En la figura 7 tenemos el aspecto que muestra a nuestros ojos el motor de un automóvil dotado con el sistema de inyección. Los principales elementos de que consta han sido indicados en el texto que acompaña el pie de esta figura.

Cuando un sistema de inyección tiene algún defecto grave, la caja electrónica está capacitada para hacerse cargo de una situación de emergencia, de modo que, ante una avería producida en ruta en este circuito, el automóvil puede continuar la marcha en condiciones precarias pero seguras, que permitan llegar al automóvil hasta un próximo taller. Cuando esto sucede, se suele encender una luz en el tablero de instrumentos de control que avisa de que el funcionamiento de la inyección pasa a la situación de emergencia.

Este planteamiento frente a una avería inopinada da cierta seguridad a sus conductores en lo que respecta a la conducción por carretera en un largo viaje. Sin embargo, la reparación de los daños que tenga el circuito no debe ser demorada demasiado por el conductor, de forma que hay que encontrar un taller cuanto antes. A continuación vamos a ver algunas de las características más importantes que afectan a la inyección de gasolina cuando se observan defectos de falta de potencia en el motor.

Figura 7. Disposición de los principales elementos que forman un equipo de inyección de gasolina sobre un automóvil de la marca alemana B.M.W.

  1. Regu­lador de presión del combustible.
  2. Caudalímetro.
  3. Sensor de la temperatura del líquido refrigerante.
  4. Caja de aire adicional para el funcionamiento del ralentí.
  5. Termointerruptor temporizado.
  6. Inyector de arranque en frío.
  7. Inyectores principales.
  8. Cuerpo de la mariposa del acelerador.
  9. Reté de la electrobomba.
  10. Interruptor de la mariposa.
  11. Tornillo de ajuste del ralentí.
Mala preparación de la mezcla en motores de automóvil equipados con inyección de gasolina Glosario y Manuales

Los elementos a considerar son los siguientes:

  • Filtro de aire obturado: Siempre que el filtro de aire aparezca muy sucio es seguro que está provocando un ,freno importante a la entrada de aire. Esta disminución de aire es traducida en el equipo electrónico como una menor aportación de gasolina, de modo que el motor consume menos pero también tiene el inconveniente de que baja en los valores de potencia entregada.
  • Revisar el estado del filtro y sustituirlo (o limpiarlo) si está sucio.
  • La mariposa del acelerador no se abre enteramente: Por un defecto mecánico producido en los mandos de la mariposa del acelerador, no se llega a conseguir la abertura total de la mariposa del acelerador cuando el pedal está oprimido al máximo. También puede ocurrir que la caja de contactores, o caja de la mariposa, no funcione. La comprobación y reparación de este defecto debe ser encargado exclusivamente a un taller especializado en inyección.
  • Entradas indebidas de aire: El microordenador tiene un sistema de control del aire que penetra en el colector de admisión. Si existen otras entradas de aire que esta caja electrónica no controla, el desequilibrio de la mezcla es manifiesto. En este momento la mezcla resulta demasiado pobre y la falta de potencia está asegurada. En el taller deben buscar y encontrar estas fugas (generalmente a través de las abrazaderas y los tubos).
  • Fugas de presión: También pueden haber pérdidas de presión en el circuito por el que circula el combustible lo que se traduce, en la práctica, en una menor aportación del caudal de gasolina con respecto al aire que ha penetrado en el conducto de admisión. Fugas de muy poca importancia en los conductos son suficientes para provocar una caída de presión importante.
Mala preparación de la mezcla en motores de automóvil equipados con inyección de gasolina Glosario y Manuales
  • Se puede realizar una inspección visual para cerciorarse de que no existen zonas húmedas en las conexiones de los cables que llevan gasolina. En cualquier caso hay que llevar el coche al taller para que le corrijan el defecto.
  • Tensión eléctrica en la bomba de combustible: Una baja alimentación eléctrica mandada a la electrobomba de combustible puede determinar un funcionamiento lento de la misma y, por consiguiente, una presión débil del circuito, con tendencia al empobrecimiento de la mezcla por falta de presión del líquido. Ver que la batería no tenga problemas de suministro. En este caso, a la falta de presión se une también la falta de caudal por lo que la gasolina aportada a la inyección por los inyectores está por debajo de la cantidad del aire penetrado en el colector. El empobrecimiento es manifiesto. Hay que llevar el coche al taller para que le hagan las comprobaciones y rectificaciones convenientes.
  • Comprobación del caudalímetro: El mal funcionamiento del caudalímetro o medidor de la masa de aire que penetra en el sistema, produce un desequilibrio de la mezcla que se traduce en falta de potencia, tanto en el sentido de enriquecimiento de la mezcla como en el sentido de empobrecimiento. En el taller deben comprobar el funcionamiento del potenciómetro del caudalímetro (figura 8) a base de mover la mariposa sonda al mismo tiempo que se verifica la tensión obtenida en el potenciómetro. Estos datos deberán ser comparados con lo que indique el fabricante al respecto. También se tendrá que ver que no existan fugas en el conducto de admisión.
  • Efectuar un control de los inyectores: También el inyector puede ser culpable de la falta de potencia del cilindro que alimenta. Si está sucio, debido a la mala calidad de la gasolina o al mal estado del microfiltro, se colocan impurezas en su punta y puede alterar fácilmente la cantidad de gasolina aportada en el momento preciso. También puede tener problemas de tipo eléctrico en su conector, el cual puede desmontarse con facilidad para ver si el contacto es correcto, tal como se está haciendo en la figura 9. En general, este es trabajo de taller porque precisa verificar el caudal que el inyector proporciona por minuto así como la forma del cono de pulverización logrado.
  • Verificar el estado de la unidad electrónica: Este trabajo es propio de un taller especializado. Si la unidad electrónica de control (UEC) está en mal estado, solamente puede saberse, de una forma rápida, a base de cambiar la unidad electrónica por otra en buen estado. Si el funcionamiento es ahora correcto, ya sabemos cuál es el culpable. Pero este trabajo debe hacerse en el taller dado el elevado precio que alcanzan estos pequeños microordenadores.



Califica este Artículo:
5 / 5 (1 votos)



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *