Mal funcionamiento de la refrigeración del automóvil

El mal funcionamiento del circuito de refrigeración puede ser el culpable de que el motor trabaje o bien excesivamente frío o excesivamente caliente. En el primer caso, el motor no consigue alcanzar una temperatura adecuada para que se cumplan las dilataciones mínimas de los materiales y existen fugas de compresión. Pero en el caso contrario, la excesiva dilatación de los mismos materiales puede producir una dureza en el giro de las piezas rotantes de la parte de la culata y de la cámara, lo que ocasiona también una dificultad para conseguir el giro sencillo y natural del motor.

Todos estos inconvenientes producen una disminución de la potencia con respecto a la esperada en condiciones normales. Veamos los puntos principales que hay que considerar desde este punto de vista.

Falta de líquido refrigerante en el circuito

El motor trabaja siempre demasiado caliente. Ello provoca el aumento de la evaporación y el circuito trabaja cada vez con menos líquido. Cuanto menor es el contenido de líquido mayor es el calentamiento del circuito. Observar si hay fugas en el radiador o por los manguitos del circuito. Si todo está en orden, reponer el líquido que falta hasta la indicación de «nivel máximo» y acudid a un taller lo antes posible para efectuar las verificaciones y reparaciones necesarias. Si el coche se calienta durante el viaje controlad siempre el reloj indicador y parad las veces que sean necesarias sin permitir que la aguja llegue a la zona roja.

Mal funcionamiento de la bomba de agua

Generalmente se delata un funcionamiento irregular de la bomba de agua por medio de ruidos fácilmente distinguible en la parte delantera del motor. Si no es así comprobar que la correa, o el método adoptado por el fabricante para el accionamiento de la bomba, tenga la tensión adecuada. En el capítulo dedicado a las correas ya indicamos la importancia del accionamiento de esta bomba por medio de su correa de arrastre.

Mal funcionamiento del ventilador

Cuando el ventilador es eléctrico, su buen comportamiento consiste en que esté en funcionamiento cuando la aguja del indicador de temperatura del panel esté por encima de su posición normal y mucho más si se acerca a la zona roja. Si el ventilador no está en funcionamiento puede ser debido a que se encuentra deteriorado o a que el termocontacto que lo acompaña está roto. Si se presenta esta avería en ruta, el motor aumentará considerablemente de temperatura y será necesario parar y esperar mucho rato a que se enfríe para poder continuar, de la forma que ya se ha explicado en el capítulo 11. Llevar el coche al taller lo antes posible.

Mal funcionamiento del termostato

En la figura 11 tenemos el caso del funcionamiento correcto de un termostato en sus dos posiciones de abierto y cerrado. El mal funcionamiento de este aparato, que controla constantemente la temperatura a que trabaja la culata, es fundamental para el equilibrio del circuito de refrigeración. Cuando un motor se calienta demasiado o cuando trabaja siempre muy frío puede encontrarse el culpable en el termostato. Se debe llevar el coche al taller para que verifiquen si el circuito se abre al alcanzar los 80 a 90 grados. En el taller ya determinarán si es necesario el cambio o no del termostato.

Radiador obstruido

El radiador puede tener una numerosa parte de sus conductos obstruidos por acumulación de incrustaciones debida a la cal que puede contener el agua si no ha sido rellenado con líquido refrigerante de garantía. En estas condiciones no dispone de suficiente superficie para evacuar el calor generado por el motor. Es aconsejable llevar el coche al taller. Allí, utilizando un producto de limpieza de radiadores o bien desmontándolo y limpiándolo, provocarán el lavado interno de la pieza. En lo que a vosotros os concierne, no olvidar tampoco la limpieza exterior pues los pasajes del aire pueden estar obstaculizados por la presencia de barro, de hojas o de insectos.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *