El uso de alicates en la reparación del automóvil

En vuestro pequeño taller de a bordo no olvidéis nunca la presencia de unos alicates. En la figura 21 podéis ver una de estas conocidas herramientas que, en verdad, ni siquiera necesitan una figura que os muestre su forma para saber lo que son. Las hay en todas las clases. Su función es la de atenazar las piezas con mucha más fuerza que lo podríais hacer con los dientes. Los alicates nos servirán para muchas cosas, por ejemplo, para cortar alambres (el alambre es uno de los mejores amigos del hombre cuando uno se encuentra, víctima de una «pana» en el arcén de una carretera solitaria). Nos rendirá grandes servicios cuando se trate de hacer conexiones o trabajos eléctricos, cuando tengamos que sujetar una tuerca mientras con la otra mano tenemos que atornillar; etcétera.

Otro tipo de tenazas que es recomendable por el poco espacio que ocupa y sus polivalentes cualidades, ya que podemos utilizarla también para retirada de tuercas y tornillos, es el tipo denominado llave de pico la cual se muestra en la figura 22.

Por medio de un sistema que le permite colocar su mango móvil en diferentes posiciones se consigue poder variar a voluntad la abertura de su boca por lo que puede adaptarse a sujetar piezas, tornillos o tuercas de muy diferentes diámetros. Es una herramienta que os será muy útil en determinados momentos por lo que no debéis olvidarla en vuestra dotación de herramientas. Algunos la llaman «poliazadera» por sus grandes posibilidades en lo que respecta a la sujeción de piezas y tornillos.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *