El motor del automóvil no rinde su potencia normal

Hay que asegurarse de que ésta no sea una impresión subjetiva y que, en efecto, la pérdida de potencia es palpable ya que el automóvil no puede hacer ahora lo mismo que antes hacía, tanto en las aceleraciones como en su poder ascensional.

También hay que asegurarse que la falta de potencia no es debida a condiciones diferentes de funcionamiento, tales como el hecho de llevar el automóvil más cargado de lo habitual, conducir por terrenos con mayores pendientes o incluso a notables mayores o menores alturas altimétricas de las que el automóvil está acostumbrado. Por ejemplo, si un automóvil cuyo motor está perfectamente puesto a punto en cotas próximas al nivel del mar circula ahora por alta montaña, resulta lógica una cierta pérdida de potencia.

También hay que tener en cuenta el factor de las modificaciones. Si se han realizado cambios en la estructura del automóvil tales como haber calzado neumáticos más anchos o de mayor medida, o haber aumentado el peso del vehículo en base a la aportación de accesorios embellecedores de considerable peso, la potencia puede verse reducida en los momentos de mayor compromiso.

También el uso del compresor del aire acondicionado significará una nueva carga que se restará a la potencia total proporcionada por el motor en condiciones de un mismo régimen de giro o cuando le pidamos una máxima aportación de su potencia.

Como resulta fácil de comprender, estos casos no son culpa del motor y por lo mismo no hay aquí el menor asomo de síntoma de avería. Como quiera que este síntoma puede abarcar un grado muy amplio de elementos fundamentales de la constitución de un automóvil va a ser larga la relación de posibles causas, pero podéis considerarlas todas para ver cuál es la más probable en cada caso particular vuestro:

  1. Posibles roces incorrectos.
  2. Fallos de reglaje en el encendido.
  3. Válvulas que no cierran.
  4. Mala preparación de la mezcla.
  5. Comprobación de la compresión.
  6. Averías de engrase.
  7. Mal funcionamiento de la refrigeración.
  8. Tubo de escape obstruido.



Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *