Desmontaje de los retrovisores exteriores del automóvil

Para finalizar, vamos a dar una serie de orientaciones para que el operario pueda tener acceso a los elementos eléctricos que están ubicados en el interior de cada uno de los retrovisores.  Aunque en este aspecto, cada fabricante puede haber realizado su diseño con ciertas y evidentes diferencias, tomamos como ejemplo los retrovisores de un modelo de automóvil muy popular de la casa Renault, por medio del cual vamos a indicar las operaciones necesarias para llevar a cabo el desmontaje de estos accesorios. El desmontaje debe comenzarse por el interior de la puerta a la que el retrovisor está fijado. En la figura 40 tenemos dibujada la primera operación. Consiste en sacar la tapa interior que esconde la parte posterior del retrovisor, cosa que se lleva a cabo con la ayuda de un destornillador, haciendo palanca sobre la tapa, que se halla colocada a presión.

Una vez sacada la tapa nos quedan a la vista las tuercas de fijación (T, en la figura 41), la espuma de estanqueidad (E) y el conector eléctrico (C) que pone en comunicación el retrovisor con el cajetín de interconexión del habitáculo. Una vez desconectado el conector se procede a sacar las tuercas (T), con lo que se podrá extraer el retrovisor. Si lo que se desea es sacar el espejo y tener acceso al interior, sin necesidad del desmontaje de todo el conjunto, se puede proceder primero a sacar el espejo. Para ello, tal como se indica en la figura 42, se procede a colocar el retrovisor en la posición más exterior. Luego, con la ayuda de una herramienta especial igual o parecida a que la muestra el dibujo, se introducirá su punta en el borde del espejo y, haciendo palanca en la pieza de plástico del retrovisor, al empujar, el espejo podrá salir fácilmente. En la citada figura 42 tenemos la herramienta señalada con la letra H.

Desmontaje de los retrovisores exteriores del automóvil Glosario y Manuales

Una vez desmontado el espejo, tendremos acceso a ver su cara interna, de la forma que nos aparece ahora en la figura 43. Aquí puede verse la presencia de la resistencia calefactora (R) que, para retirar totalmente el espejo, será necesario desconectar del cable eléctrico (C). También vemos aquí los clips de sujeción (P) que determinan la fijación del resto del interior de los demás dispositivos con la coquilla del retrovisor. Cuando se trata de tener acceso a la sonda de temperatura, se ha de tener en cuenta que se encuentra en la parte trasera, en la zona indicada con la letra S de la figura 44.

Cuando se tenga que montar un retrovisor que hemos despiezado de la forma indicada, deberemos montarlo de nuevo en los clips de sujeción (P) y luego instalarle el espejo. Para colocar de nuevo el espejo (Fig. 45) basta enfrentar correctamente las guías (G) en sus posiciones indicadas en su soporte. Luego, una vez el espejo está centrado con las guías, basta con presionar sobre él, de la forma indicada en la figura 46, para que se ajuste perfectamente sobre el cuerpo del retrovisor. Éstas son las características generales que se han de observar cuando se trabaja con los retrovisores exteriores.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *