Cuando el ventilador del automóvil ya funciona

Ahora poner en marcha el motor del automóvil y esperar unos minutos hasta que la aguja del reloj indicador salga de la zona roja y se ponga en la zona tolerable. Si se observa una bajada rápida, ello nos confirmará que la avería se ha debido al mal funcionamiento del termocontacto; pero si le cuesta rebajar su temperatura será señal de que, además, se ha evaporado una buena parte del líquido de refrigeración existente en el circuito.

Puede ser muy perjudicial sacar el tapón del radiador cuando el líquido está en ebullición en el interior del circuito. En primer lugar porque ello puede producirnos evitables quemaduras que nos las puede producir el líquido al salir violentamente a presión; y, en segundo lugar, porque el circuito se va a quedar todavía más seco si el poco líquido de que dispone sale al exterior. En estos casos hay que tener en cuenta que el tapón dispone de dos posiciones. Lo que hay que hacer es proveerse de un trapo recio y amplio y colocarlo sobre el tapón del modo que se aprecia en la figura 6. Ahora se girará el tapón en el sentido contrario de las agujas del reloj, pero solamente durante unos pocos grados (no más de 80) hasta que se note que el tapón se levanta un poco.

Ahora se observará que sale vapor por los alrededores del tapón, incluso a veces rodeado de algo de líquido. Dejarlo así hasta que haya perdido presión. Seguidamente volver a protegeros con el trapo y sacad el tapón del todo, acabando de girarlo en el sentido contrario a las agujas del reloj.

Ahora podréis ver si ay o no líquido en el radiador o en la botella de expansión y deberéis reponerlo enseguida. Cuando el motor está todavía tan caliente la reposición de líquido debe hacerse siempre con el motor en funcionamiento, aun cuando esté muy caliente. Por lo tanto, poned el motor en marcha e id añadiendo el líquido sin precipitación, hasta que llegue a la señal de «máximo» en la botella de expansión o hasta el cuello del alojamiento del tapón si se está añadiendo líquido en el mismo radiador. Cuando el motor recicle este nuevo líquido veréis como su temperatura descenderá rápidamente.

En caso de emergencia no tengáis el más mínimo escrúpulo sobre el tipo de líquido que debéis añadir al circuito. Si lleváis en el coche una bombona de plástico llena del refrigerante recomendado por el fabricante para vuestro coche, no cabe duda que deberéis acudir a ella para efectuar el relleno que ahora os falta. Pero si no disponéis de este auxilio, lo mejor es utilizar agua pura, con la única garantía fundamental de que sea agua limpia. Como que sobre los líquidos de refrigeración puede existir bastante confusión entre las personas no profesionales del automóvil, vamos a terminar el presente capítulo con una serie de consideraciones relativas a los líquidos de refrigeración, a su composición y a su uso.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *