Cuando el motor de arranque del automóvil no arranca

Las averías pueden comenzar por el principio, es decir, puede que el automóvil comience a darnos el día en el mismo segundo cero en que tratamos de emprender un viaje, de modo que no se trate de una avería en ruta sino, simplemente, de una avería antes de comenzar nuestro viaje. Por ejemplo: Bajamos de casa tan contentos con las maletas, las colocamos perfectamente en el maletero y, cuando vamos a poner el motor en marcha nos encontramos con la desagradable sorpresa de que el motor de arranque no gira o no tiene la suficiente fuerza para mover el motor del automóvil, de modo que éste no puede ponerse en marcha.

Desde el punto de vista mecánico cabe indicar, para aquellas personas que tienen un nulo o mínimo conocimiento sobre el conjunto mecánico que hay dentro del cofre de un automóvil, que el funcionamiento de este circuito sigue las siguientes directrices. El motor de todos los automóviles es incapaz, por sí solo, de ponerse en marcha. Por lo tanto necesita, inicialmente, que se le proporcione una energía previa mediante la cual se le den los primeros giros al motor para conseguir el funcionamiento previo del cigüeñal y con él, de los pistones y las válvulas. Así pues, el motor, cuando está parado, no tiene la más mínima fuerza ni los más mínimos restos de energía inicial para ponerse va marcha, de modo que necesita inexcusablemente de una ayuda exterior.

Los ingenieros han solucionado esta ayuda exterior por medio de un motor eléctrico, que recibe el nombre de motor de arranque, el cual se pone en funcionamiento gracias a la energía eléctrica que se halla almacenada y conservada en la batería de acumuladores. Cuando se gira la llave de contacto y se pone en la posición de arranque, lo que se hace es mandar al motor eléctrico de arranque la energía almacenada en la batería de modo que este motor eléctrico se pone en movimiento y engrana con el volante del motor del automóvil de de cuyo punto arrastra al cigüeñal hasta que se producen las primera, explosiones y el motor puede arrancar por sí al sacar la energía que contiene el combustible que ahora está quemando.

El motor de arranque necesita hacer girar al motor del automóvil a una velocidad relativamente alta, del orden de las 200 a 300 revoluciones por minuto en cuyo caso el motor principal arranca con facilidad si todas las condiciones le son favorables de alimentación de gasolina y chispa eléctrica.

Para que el motor de arranque gire en estas condiciones es necesario que la batería esté en un elevado estado de carga, pues si tiene poca energía no podrá mandar la necesaria al motor eléctrico y éste girará demasiado despacio o puede llegar a no hacerlo. Es en este momento cuando el motor del automóvil no se pone en marcha.

Cuando el motor de arranque no funciona en absoluto o lo hace muy débilmente en un primer o segundo intentos pero después no funciona, ello puede deberse a dos causas que a continuación especifico:

  • No llega corriente eléctrica al motor de arranque y al encender las luces intensivas se aprecia que estas brillan muy poco o muy por debajo de su viveza habitual.
  • El motor de arranque no gira a pesar de que todas las demás lámparas eléctricas del automóvil funcionan perfectamente con su brillo normal.

Vamos a ver por separado cada uno de estos casos y la manera como debéis actuar en cada uno de ellos.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)



Un comentario en Cuando el motor de arranque del automóvil no arranca

  1. pablo parceiro vazquez Dice:

    me parece muy interesante este apartado, y muy detallada la informacion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *