No llega corriente eléctrica al motor del automóvil y al encender las luces intensivas se aprecia que estas brillan muy poco o muy por debajo de su viveza habitual

Cuando, en las condiciones que acabamos de decir y al poner la llave de contacto en posición de arranque, el motor de arranque no se mueve (ni, por supuesto, el motor del automóvil) no hay que perder el tiempo en más comprobaciones que sean ajenas a la de la misma batería. Si nuestro automóvil va provisto, en el panel de instrumentos, de voltímetro, y vemos que la aguja se encuentra muy metida en la zona roja de la izquierda en cuanto se conecta la llave de contacto, ya tenemos una buena indicación de que la batería se ha quedado sin carga.

Desde luego, si la batería se halla descargada por completo la puesta en marcha del automóvil solamente puede llevarse a cabo por medio de los procedimientos que se explican en el próximo capítulo 6, es decir, buscando un auxilio exterior al mismo automóvil para lograr arrastrar el motor de gasolina de alguna manera. Si este no es su caso en este momento, podemos hacer primero algunas operaciones de comprobación que pueden darnos un buen resultado.

Herramientas necesarias

Pasaremos a buscar en nuestro pequeño arsenal de herramientas una llave fija 1011 (o una llave inglesa pequeña); un destornillador plano y una navajita. A continuación pasaremos al cofre del motor y buscaremos allí la posición ocupada por la batería. La batería puede no estar completamente descargada sino que alguno de sus contactos puede haberse ensuciado o aflojado, de modo que no proporciona la corriente necesaria mínima para mover el motor de arranque (el cual absorbe una cantidad muy importante de corriente). Dicho esto pasemos a la parte práctica.

En la figura 1 podéis ver una batería de automóvil. Todas las baterías tienen dos grandes conexiones, cada una de las cuales va marcada con signos. El signo + (mas) corresponde al polo llamado «positivo» de la corriente. De la misma forma, el signo (menos) corresponde al polo «negativo».

No llega corriente eléctrica al motor del automóvil y al encender las luces intensivas se aprecia que estas brillan muy poco o muy por debajo de su viveza habitual Glosario y Manuales

Cualquiera de las conexiones de estos polos puede haberse aflojado y especialmente la correspondiente al signo menos. Si las forcejeáis con la mano y notáis que el cable tiene tendencia a salirse de la conexión ya no cabe duda de que está demasiado floja. Ello puede ser la causa de la dificultad de la batería para alimentar el motor de arranque.

También debéis observar, en este caso, que la conexión no se halle muy sucia. Tanto si está floja como si está sucia, debéis actuar de la siguiente forma:

Con la ayuda de una llave, generalmente del 10 o del 11, podréis pasar a aflojar la tuerca del tornillo de fijación, del modo que nos muestra la figura 2. También podéis utilizar, para este trabajo, una llave inglesa, si no disponéis en este momento de la llave fija indicada. Una vez esté floja la tuerca deberéis pasar a sacar la conexión para comprobar su estado. Esta operación se facilita si os ayudáis de la punta de un destornillador haciendo palanca con él del modo que nos muestra ahora la figura 3. De este modo podréis conseguir sacar por completo los cables de la conexión del borne de la batería, el cual se llama «terminal».

Ahora debéis observar con detenimiento el estado de la parte interna del conector. Si observáis suciedad deberéis limpiarla por completo con la ayuda de un trozo pequeño de papel de lija o con la misma hoja de una navaja, de la forma que se está haciendo en la figura 4. Hay que conseguir que el color del metal vuelva a la superficie, pero hay que evitar que se produzcan ralladuras profundas de modo que no es necesario apretar demasiado.

Una vez terminado este trabajo en el terminal se pasa a examinar el mismo borne de la batería y a realizar esta operación de limpieza, de la misma forma que se está haciendo en la figura 5. Una vez realizado este importante trabajo de limpieza se pasa a colocar de nuevo el terminal sobre el borne, de la forma más profunda que se pueda, y se pasa a apretar la tuerca de fijación del terminal con el que se esté trabajando en este momento. Debéis asegurarlo fuertemente (aunque con cierto cuidado de no romper el tornillo si sois demasiado hercúleos). Basta con dejarlo que el contacto se realice perfectamente entre el borne y el terminal.

Si después de haber realizado esta operación la batería sigue sin funcionar, el problema no es de las conexiones sino de la misma batería que se encuentra totalmente «descargada» o, lo que es lo mismo, sin energía eléctrica almacenada. En estas condiciones la puesta en marcha normal es muy difícil ya que el motor de arranque nunca será capaz de girar y con ello de iniciar las primeras vueltas mínimas necesarias para el motor del automóvil y, por otra parte, la débil corriente eléctrica que circula por el arrollamiento primario de la bobina también impide el funcionamiento correcto del sistema de encendido, de modo que la puesta en marcha, por los medios propios del automóvil, puede considerarse imposible. La forma de poner en marcha el coche podrá llevarse a cabo por odio de otras posibilidades. Otras posibilidades:

Si el problema es que la batería se encuentra del todo descargada la solución podremos encontrarla de la siguiente forma:

  1. Es indispensable cambiar la batería por otra que se halle en buen estado de carga. Ver si alguien puede prestaros otra batería.
  2. Llevar la batería de nuestro coche a un taller para que la pongan a la carga de modo que recupere la corriente que ha perdido. Esta operación, incluso por procedimientos de los llamados de «carga rápida», puede durar más de una hora.
  3. Utilizar alguno de los sistemas explicados en el capítulo siguiente, número 6.



Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *