Cargando...

Averías en la caja de cambios del automóvil

Averías en la caja de cambios del automóvil

Existen dos clases de cajas de cambios que hay que considerar. Una es la caja de cambios mecánica (que es la más corriente); por otro lado tenemos las cajas automáticas de las cuales no vamos a ocuparnos en este caso concreto. Las averías que se producen en la caja de cambios mecánica del automóvil suelen localizarse muy bien pues afectan muy concretamente a este mecanismo de modo queda muy clara la procedencia de la avería tanto para el usuario como para el mecánico.

Los principales síntomas que suele presentar una caja de cambios mecánica son los siguientes:

  1. El cambio hace ruido en su funcionamiento normal.
  2. Existe dificultad a la entrada de las marchas.
  3. Alguna marcha se desengrana espontáneamente.
  4. Se observan pérdidas de lubricante.

Antes de comenzar la descripción de estas averías cabe indicar que ninguna de ellas nos va a impedir llegar hasta un taller cercano, aun cuando, en el peor de los casos, necesitemos prescindir de alguna marcha. Sin embargo, es conveniente que el usuario sepa el alcance de cada uno de los síntomas que hemos indicado. Pasemos a ver las causas del primero.

El cambio hace ruido en su funcionamiento normal

Se trata de uno de los casos corrientes en un cambio de velocidades que hace tiempo no se ha repasado o que lleva ya realizados muchos kilómetros. En el cambio se escucha una rumorosidad tanto mayor cuanto mayor es el régimen de giro. Esta rumorosidad puede llegar a ser molesta pues los ruidos producidos en el suelo o piso del automóvil llegan a ser muy audibles en el interior del habitáculo.

Las principales causas pueden ser la siguientes:

A) Juego excesivo entre engranajes: Aunque un cambio que se ha mantenido siempre con una adecuada lubrificación y se ha tratado con un mínimo de cuidados al realizar la maniobra de cambiar de velocidad puede tener una vida muy larga, no siempre puede decirse que se cumplan estas condiciones por parte de numerosísimos usuarios. Ello hace que se acelere el desgaste y, con el tiempo, las ruedas dentadas vean aumentar notablemente el juego entre si.

Cuando este desgaste se empieza a desarrollar de una manera importante el cambio comienza a producir una rumorosidad cada vez más elevada por mal asiento de las ruedas dentadas entre ellas. Se puede esperar a que se presenten síntomas que requieran una mayor envergadura, pero el cambio debe desmontarse y corregirse si se quiere que desaparezca el ruido. Este es un trabajo propio de un taller y una reparación de cierta envergadura. Puede acudirse a utilizar algunos aditivos unidos al aceite de engrase. Sin embargo, no es probable que esta avería pueda dejarnos en carretera.

B) Desgaste de los engranajes y/o los cojinetes: Otra de las grandes causas productoras de ruidos en la caja de cambios es, sin duda, el desgaste de los dientes de los engranajes o el desgaste producido en los cojinetes en los que se apoyan los ejes. También los anillos sincronizadores están sujetos a fuerte trabajo y por consiguiente a desgaste, el cual se anuncia por medio de la rumorosidad observada. Para conocer exactamente los culpables de estas averías es necesario desmontar el cambio y abrirlo. Se tendrán que sustituir las piezas defectuosas.

C) Desalineación de los ejes: Hay que verificar también la posible desalineación de los ejes, cosa que puede producirse si las tapas soportes del cambio se encuentran flojas o mal fijadas. En un taller deberán verificar el estado de fijación de las tapas.

D) Aceite sucio: Otra de las causas que puede ser responsable de una rumorosidad excesiva de la caja de cambios puede ser la utilización de un aceite sucio por haberse mezclado en él sedimentos o suciedad. Hay que proceder de inmediato al cambio del aceite.

E) Insuficiente nivel de aceite: Por último, no hay que olvidar que la falta de aceite en el cárter de la caja origina el funcionamiento del cambio en unas condiciones precarias que se traducen en el mal funcionamiento de las piezas mecánicas que giran, en su posible gripado y, en todo caso, en un aumento considerable del ruido durante el período de funcionamiento.

Existe dificultad a la entrada de las marchas

El conductor debe poder engranar cualquier marcha con suma suavidad a través de la palanca de mando que se halla a su alcance en el lugar de conducción. Cuando una determinada marcha o todas las de la caja de cambios se muestran duras nos encontramos frente a un síntoma que puede representar una avería siempre que la maniobra de cambio se haya realizado con la debida habilidad y corrección. Este tipo de avería puede llegar incluso hasta la dificultad de poder colocar una determinada marcha y tener que esperar a un bajo régimen de giro del motor para hacerlo.

Los puntos que hay que considerar frente a este casos serán los siguientes:

A) Deformación del mecanismo de mando: En la primera cosa en la que hay que centrar la investigación es en el estado de la palanca de mando y de todo el conjunto de barras o palancas que transmiten el movimiento imprimido por el conductor al mecanismo de mando. Un agarrotamiento de la cabeza esférica de la palanca o una deformación en alguna de las palancas de mando pueden ocasionar que las marchas entren con una mayor o menor dureza según el estado de la deformación. Sobre todo en el caso de las palancas que necesitan un juego de barras para llegar al cambio, como es el caso de los motores con tracción delantera, muchas veces puede ser una solución buena el engrase a fondo de todas las uniones y codos de las barras y palancas.

B) Mal estado de los manguitos: Cualquier obstaculización al desplazamiento de los manguitos de introducción de las marchas puede ocasionar la falta de suavidad necesaria para llevar a cabo una buena maniobra. En el taller se ha de desmontar el cambio y examinar los mecanismos de mando.

C) Utilización de un aceite inadecuado: El uso de un aceite demasiado espeso o de condiciones diferentes a las requeridas por el cambio y recomendadas por el constructor puede determinar la dureza en la maniobra del cambio de las velocidades. Antes de desmontar el cambio verificar la calidad del aceite a través del orificio de llenado. Si hay dudas cambiarlo.

D) Desembrague incompleto: La dureza en la entrada de las marchas puede también estar ocasionada por defectos del embrague o mala calibración de las palancas de mando de éste, de modo que el desembrague se produzca sólo parcialmente. Del mismo modo, el vicio del usuario a no apretar suficientemente el pedal de embrague puede dar los mismos resultados (por otra parte fáciles de comprobar).

Alguna marcha se desengrana espontáneamente

Cuando el cambio de velocidades está en un estado deficiente en sus órganos de mando (horquillas, muelles de retención, manguitos, etcétera) suele presentar el síntoma que ahora consideramos. Alguna marcha, especialmente las marchas cortas, tienen tendencia a «salirse» o llegan a desengranarse súbitamente sobre todo al aflojar el pedal acelerador y bajar de vueltas el régimen de giro del motor.

Se ha de suponer que este síntoma no es debido a la falta de habilidad del conductor al colocar la marcha. Siendo así, indica la presencia de males de cierta importancia en la caja de cambios, la cual deberá desmontarse y se tendrá que examinar su interior para determinar las piezas que han de sustituirse por seguro desgaste de las mismas.

A) Incorrecta maniobra de acoplamiento: Si el desengrane de una marcha se efectúa solamente de vez en cuando, tener muy en cuenta que no se deba a una mala realización de la maniobra por parte del conductor. Si no se desembraga debidamente y se coloca la palanca hasta la posición extrema correcta, la marcha puede quedar mal sujeta y saltar cuando reciba una variación importante en el régimen de giro. Sobre todo en el caso de la primera velocidad, a veces la palanca no acaba de hacer su recorrido completo de engrane y hay que embragar y desembragar de nuevo para conseguir el correcto acoplamiento.

B) Anillos sincronizadores desgastados: Supuesta una correcta maniobra, si la marcha se desengrana con facilidad se puede pensar en el mal estado de los anillos sincronizadores. Si el cambio de velocidades lleva realizados muchos kilómetros es muy probable la presencia del desgaste de estas piezas. Se tendrá que desmontar el cambio y proceder a la sustitución de las piezas dañadas.

C) Desgastes varios: También pueden encontrarse huellas de desgaste en los rodillos de seguridad o debilitamiento en los muelles de retención. En general, todos los mecanismos de mando pueden hallarse en estado deficiente, cosa que sólo puede verse cuando el cambio ha sido desmontado y comprobadas todas las piezas que intervienen.

Se observan pérdidas de lubrificante

El presente síntoma consiste en que la caja de cambios rezuma aceite aunque, por otra parte, su funcionamiento sea correcto en todas las maniobras del cambio de las velocidades. El conductor debe estar muy alerta para vigilar la magnitud de la pérdida progresiva de este aceite de modo que no llegue a vaciarse el cárter del cambio, ya que, si se produjera esta situación, el resultado podría ser la ruina de todo el conjunto mecánico en pocas horas de funcionamiento. La pérdida de aceite es una irregularidad que puede ser bastante más frecuente de lo que pueda pensarse pero cuyas causas las encontraremos entre los siguientes casos.

A) Excesivo nivel de aceite: En la caja de cambios, aumentar el nivel del aceite por encima del nivel máximo considerado por el fabricante, no suele presentar ventaja alguna a la hora de pensar en el buen engrase de los engranajes y sus mecanismos. Por el contrario, un aumento del nivel hará que el cambio tenga tendencia a expulsar el aceite al exterior a través de cualquiera de las salidas de ejes. Si se observan pérdidas de aceite llevar el coche al taller para que allí pasen a comprobar que el aceite esté a su debido nivel.

B) Aflojamiento de los tornillos: Los tomillos que sujetan la carcasa del cambio pueden haberse aflojado de modo que el cárter ha perdido su necesaria estanqueidad. Estos tomillos los que se aprecian en la figura 25. Hay que comprobar que la sujeción de los compartimientos cerrados sea debidamente fuerte.

C) Deterioro de las juntas: Las juntas de estanqueidad que quedan entre las carcasas pueden haberse deteriorado y abrir así una vía de salida del aceite hacia el exterior. Aunque hay soluciones de emergencia a base de productos tapajuntas compuestos por pastas que se solidifican, la solución correcta deberá pasar por la sustitución de la junta, lo que requerirá el desmontaje del cambio.



Califica este Artículo:
5 / 5 (1 votos)




7 Comentarios en Averías en la caja de cambios del automóvil

  1. miguel Dice:

    Hola tengo un opel vectra 1.6 8v año 1993 lo que pasa es que no entra ningun cambio aun estando detenido

  2. eusebio miño Dice:

    hola cambie el kit completo de embrague a mi auto hyundai accent 2005
    y vacie como medio litro de aceite y no lo repuse al estar detenido las marchas pasan correctamente pero con un poquito de movimiento al pasar primera, o de segunda a primera suena como un rasquido y las otras marchas normal puede ser que tiene vajo nivel de aceite? o puede ser otro detalle antes nada.

  3. Jesús Dice:

    Hola a todos, yo tengo un VW Passat de casi 20 años y desde hace un tiempo me da sucesivos tirones en todas las marchas,sobre todo en las cortas, pero si lo dejo en punto muerto y vuelvo a cambiar a la misma marcha o una más larga, los tirones desaparecen y puedo andar kilómetros sin oscilaciones. El mecánico me lo miró y me dijo que tenía que cambiar la Caja de Cambios, y no estoy seguro de hacerlo porque el coche es viejo, y me pierde algo de aceite, que no sé seguro de donde es, aunque podría ser de la propia Caja de Cambios, que no sé si tendría solución con cambiar o rellenar el aceite que va perdiendo. No se si hay alguien que me pueda orientar al respecto, porque las marchas entran bien. Un saludo.

  4. alejandro maidana Dice:

    tengo un problema cn la caja de cambio de un renault 12 aparentemente se quedo clavado en un cambio y no c puede desacoplar ,la caja comprobe que no tiene grasa,es cierto q poniendole grasa la caja puede volver a funcionar?

  5. pablo Dice:

    Esta bueno el tema

  6. Raul Dice:

    Buenas tardes. Tengo un Golv tiene un problema al reducir. cuando circulas a 120 Kms o así. Intentas reducir y no te deja meter la marcha. Le dejas caer de vueltas al motor y entra suave. No entra ninguna, ni de quinta a cuarta, ni de cuarta a tercera…. Solo entra al dejar caer vueltas del motor. Solo lo hace al reducir.

  7. Daniel Maldonado Dice:

    Hola muy bueno este blog….y con respecto a averias en la caja de cambio tengo un jeep gran nomade en el cual le esta pasando eso que mencionas en el punto 3.Alguna marcha se desengrana espontáneamente, especificamente Incorrecta maniobra de acoplamiento…no me ocurre siempre pero al meter primera a veces se sale el cambio y no es por hacer mala maniaobra al embragar…lo que debo hacer como tu mencionas es volver a pisar el embrague y meter de nuevo primera…pero mi duda es es algo grave, hay que cambiar algo o es normal dicho problema ???..lo fome es la inseguridad que se presenta ya que no sabes cuando se te vuelve a salir dicho cambio. Saludos y gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>