Cargando...

Averías en el circuito de engrase del automóvil

Averías en el circuito de engrase del automóvil

El circuito de engrase es de vital importancia para el buen funcionamiento del motor. Cumple con dos misiones básicas que consisten en no permitir el roce de metal contra metal, por una parte, y, por otra, en activar la refrigeración de ciertas partes comprometidas del motor que no pueden ser refrigeradas de otro modo, tal como ocurre en la zona del cigüeñal y en la parte interna de cada uno de los cilindros. De la importancia del circuito de engrase puede dar idea el hecho de que es uno de los pocos circuitos del motor del automóvil que, en caso de un funcionamiento deficiente, bastarían sólo muy pocos kilómetros para que el motor llegara a destrozarse de una manera quizá irremediable. Por lo tanto, el circuito de engrase hay que cuidarlo especialmente por parte del buen conductor y para ello lo mejor es someterlo siempre a un constante control.

De lo dicho se deduce que las averías en el circuito de engrase no permiten continuar circulando, a diferencia de lo que hemos visto en otros muchos tipos de averías. Por el contrario hay que solucionar el problema con el motor parado o acudir a una grúa para el transporte del automóvil hasta un taller, cuando la falta de aceite es total en los circuitos ya sea por falta de este mismo líquido o por rotura total de la bomba y absoluta falta de presión en el circuito.

A continuación vamos a ocuparnos de las averías de este circuito partiendo, como siempre, de los síntomas, los cuales son mostrados al conductor, en este caso, solamente a través o bien del manómetro que señala la presión del aceite en los paneles de instrumentos bien provistos, o por medio de la luz testigo o chivato en aquellas instalaciones más modestas. Cuando no hay presión en el circuito, en estas instalaciones provistas de chivato, veremos que la luz roja se enciende. Pero puede ocurrir también que produzca parpadeos. De la misma forma el manó
metro, que nos indica siempre el valor de la presión reinante en el circuito, puede bajar de su valor normal de marcha, llegar a cero y volver a una presión muy baja o, sencillamente, colocar su aguja a cero y, generalmente, en este caso encender también una luz roja de aviso de máximo peligro.

En estas condiciones hay que pasar a analizar de inmediato las posibles causas porque, como ya se ha dicho, un motor sin aceite está condenado a su destrucción en muy poco tiempo.
Puesto que el manómetro muestra muy claramente el funcionamiento del circuito y no todos los automóviles van provistos de este elemento, vamos a ceñirnos a considerar los síntomas a través de la luz testigo o chivato. Los casos que puede presentar la luz testigo son, fundamentalmente, dos:

  1. El chivato se enciende durante la marcha.
  2. El chivato permanece apagado cuando el motor funciona a ralentí, pero se enciende al acelerar.
  3. Otras posibles averías.

Veamos la explicación de estos síntomas por separado.

El chivato se enciende durante la marcha

Este síntoma puede estar ocasionado por las siguientes averías:

A) Falta de aceite: Cuando en el sensor que determina el paso del aceite no hay presión, inmediatamente, por medio de un presocontacto, se establece el paso de la corriente eléctrica para alimentar la lámpara chivato y esta se enciende. Quiere decir, fundamentalmente, que no hay presión en el circuito. La primera causa más frecuente es que el cárter se haya quedado prácticamente seco: No hay aceite. El conductor debe parar inmediatamente el vehículo y el motor y, tras un momento de espera para que todo el aceite que exista baje hasta el fondo del cárter, comprobar, por medio de la varilla, el estado del nivel de aceite en el cárter. En la figura 22 tenemos el momento en que se está mirando a través de la varilla. La varilla debe sacarse de su alojamiento, limpiarse totalmente y volverse a colocar apretándola a fondo. Luego se saca y se comprueba el estado del nivel.

Averías en el circuito de engrase del automóvil, filtro sucio

Como nos muestra la figura 23, la punta de la varilla lleva una muescas que indican el contenido mínimo y máximo del aceite. Si la varilla sale por debajo de la muesca o de la señal que indica el mínimo, la falta de aceite es manifiesta. Si sale totalmente seca, incluso por debajo de la zona de mínimo, puede ocurrir que en el interior del motor no exista absolutamente nada de aceite en cuyo caso es sumamente imprudente continuar.

La pérdida total de aceite puede deberse a una falta de atención en el mantenimiento del automóvil por parte del conductor, sobre todo si el motor tiene tendencia a consumir aceite. En este caso hay que reponer el aceite que pierde, de una forma periódica. También puede deberse a una pérdida ocasional de aceite a través de juntas, filtro, tapones, etcétera. Tampoco es infrecuente el hecho de que el vehículo haya sufrido un golpe en los bajos del motor que haya agrietado la tapa del cárter de modo que hayamos ido perdiendo aceite durante la marcha. Si las fugas son poco importantes, no hay otra forma de continuar que no sea poniendo aceite en el motor y circular de esta forma hasta el próximo taller, haciéndolo siempre a bajas vueltas y sin someter el motor a cargas importantes. Si la rotura del cárter, por ejemplo, fuera importante, no hay más remedio que acudir a los servicios de una grúa.

B) Aceite muy diluido: Cuando, por cualquier fallo, se ha mezclado con el aceite otro líquido que lo ha hecho más fluido, también puede darse esta característica. Por ejemplo, las fugas del circuito de refrigeración a través de la junta de culata pueden haber aportado líquido refrigerante al cárter. En este caso, al hacer la comprobación de la varilla veremos que el nivel de aceite ha subido por encima del máximo. Esto ya es muy sospechoso.

Si la bomba de engrase recoge agua en vez de aceite, la presión del circuito disminuye y da paso a que la luz del chivato se encienda. Hay que acudir a un taller lo antes posible y conducir con mucha suavidad, quitando el pie del acelerador en cuanto se encienda el chivato y esperando a que se apague. Incluso en estas condiciones la conducción es peligrosa para el motor.

C) Aceite muy caliente: El aceite puede mantener una densidad más o menos estable si se mantiene dentro de una determinada temperatura. Pero cuando el aceite se calienta más de lo normal su densidad baja y se convierte en un líquido mucho más fluido. Al ser más fluido disminuye la presión del aceite en el circuito y la alimentación del mismo a los órganos vitales queda rebajada. Si el aceite está tan caliente que llega a encender el chivato, hay que parar inmediatamente y esperar a que el motor se enfríe. A continuación, una vez reemprendida la marcha, se deberá moderar la velocidad.

D) Avería de la bomba de engrase: Sencillamente, la bomba de engrase está en mal estado. En este caso el aceite no es mandado al circuito con la debida presión y el engrase general es muy deficiente o, a veces, prácticamente nulo. Si es la bomba la causante de la mala alimentación puede saberse cuando ninguna de las causas anteriores parece intervenir en la avería y la presión es absolutamente nula. En estas condiciones no puede mantenerse el motor en funcionamiento. Hay que acudir a un taller para que realicen el cambio o el reacondicionamiento de la bomba. Esta avería suele ser poco frecuente ya que la bomba puede deteriorarse y producir una menor presión pero difícilmente llega a romperse en marcha a menos que el motor lleve muchos miles de kilómetros a sus espaldas o exista un defecto de fabricación.

E) Cojinetes gastados: Cuando existe un desajuste agudo del motor debido a sus muchos kilómetros, la presión correcta de la bomba se pierde por los excesivos huelgos de los cojinetes. En este caso el motor está en mal estado general. Generalmente este síntoma aparece lentamente con una falta de presión que se hace cada vez más acusada y progresiva.

El chivato permanece apagado cuando el motor funciona a ralentí, pero se enciende al acelerar

Este síntoma puede estar provocado por cualquiera de los dos casos siguientes:

A) Escasez de aceite: Al acelerar el motor aumenta el número de revoluciones por minuto y entonces la bomba de engrase gira también más deprisa. Si el aceite contenido en el fondo del cárter está por debajo del mínimo de la varilla, puede darse muy bien el caso de que, durante el giro a ralentí haya suficiente aceite para alimentar el circuito, a una presión baja; pero al acelerar la bomba aumenta su velocidad de giro y, debido a la falta de aceite, se queda sin él y, por lo tanto, baja la presión y la luz chivato se enciende. Hay que reponer el aceite en el cárter antes de continuar.

B) Filtro de aceite completamente obstruido: Cuando la suciedad del filtro ha llegado a un estado de franca obstrucción, de modo que el paso del aceite es imposible, tal como es el caso del filtro de la figura 24, existe un conducto de seguridad que permite el paso de aceite sin pasar por el filtro. Sin embargo, en algunas instalaciones, el paso del aceite es el mínimo posible y puede darse un síntoma semejante al presentado en este caso.

Otras posibles averías

Hasta ahora he hablado de las averías cuyo síntoma se delata por el comportamiento de la luz testigo o chivato, pero también existen otros síntomas relativos al circuito de aceite que el conductor atento puede observar. Como quiera que las averías en el engrase pueden tener grandes consecuencias, vamos a comentar dos casos:

  1. Consumo excesivo de aceite.
  2. Aumento del nivel de aceite en el cárter.

Consumo excesivo de aceite

Cuando el motor consume más aceite del que se considera normal e indica el fabricante, y esta cantidad empieza a ser importante, las causas principales pueden ser:

A) Pérdidas de aceite por juntas: A lo largo del circuito de engrase pueden encontrarse unas piezas llamadas «juntas» que sirven para la unión entre partes componentes de la mecánica, las cuales pueden no soportar la presión y se deterioran, de modo que el aceite puede tener pérdidas. Este tipo de juntas recibe también el nombre de retenes cuando están colocadas en un eje que gira. Basta observar si el motor gotea aceite en el piso del garaje o cuando ha quedado aparcado durante unas horas, para saber si hay pérdidas de aceite de este tipo. Si estas pérdidas son importantes puede ser una de las causas del consumo de aceite.

B) El motor quema aceite: Esta segunda causa es muy corriente en los motores viejos y es debida al desajuste de los aros, válvulas, pistones y cilindros, cojinetes, etcétera. Como ya hemos visto al estudiar las características de los humos en el escape, el motor tendrá tendencia a sacar humo azul cuando se le exige una potencia elevada.

Aumento del nivel de aceite en el cárter

Puede ser sorprendente pero no imposible. A veces ocurre en algunos motores en los que el nivel de aceite depositado en el cárter, en vez de disminuir aumenta. Esto puede estar ocasionado por algunas de las dos causas que vamos a ver a continuación:

A) Agua en el cárter: Se produce el aumento del nivel por entrada de agua (o líquido refrigerante) en el cárter. De este modo, el nivel del líquido contenido en el cárter, lejos de disminuir, aumenta. Este trasvase de líquidos puede ser efectuado al haberse roto la junta de culata, ya sea por presión o por quemado; también por haberse rajado el bloque de cilindros o por rotura de la junta tórica que se ajusta entre la camisa y el bloque en algunos motores.

También en tiempo muy frío puede entrar una cantidad de agua en el cárter por medio de la condensación. El aumento del nivel del cárter es siempre sospechoso de una avería importante y debe ser consultado debidamente con el mecánico para que verifique el estado del aceite y la posible causa de la fuga que provoca su aumento de volumen.

B) Gasolina en el cárter: También la gasolina puede entrar en el cárter, lo que es bastante peligroso pues, como es sabido, la gasolina diluye el aceite. La entrada de aceite en el cárter puede producirse a través de la bomba de gasolina, en determinados tipos de montaje. La rotura de la membrana de la bomba puede ocasionar una fuga. Normalmente, cuando esto ocurre el motor se queda sin alimentación de combustible y previamente el motor se habrá parado. Hay que llevarlo a un taller para que sea cambiada la bomba y el mecánico puede que haya advertido la posible fuga de combustible. El aceite debe ser cambiado.



Califica este Artículo:
5 / 5 (1 votos)




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>