Sustitución de la plancha exterior del autómovil

Toda puerta de carrocería de automóvil, desde el punto de vista del diseño de las planchas, consta de dos partes:

Una primera zona interna, de plancha embutida, que constituye la estructura de la puerta y se caracteriza por las formas de refuerzo que posee y los vanos o aberturas que deja para permitir el paso y la colocación de los accesorios (Fig. 45). Existe también una segunda zona constituida por un panel de revestimiento exterior que está construido para acoplarse perfectamente ala parte de la estructura que se acaba de ver en la figura 45 y que, a su vez, se adapta a las formas exteriores de la carrocería. Este panel, que aparece en la figura 46, es el correspondiente a la plancha de revestimiento de la puerta anterior y el que, de recibir golpes, deberá sustituirse.

La unión de la plancha de revestimiento a la plancha de estructura se realiza generalmente por el procedimiento de la soldadura por puntos en toda la periferia. Pero puede darse también el caso de que la plancha se halle especialmente engatillada (precisamente con el fin de facilitar el desmontaje y montaje de la misma) o, como también es más corriente, que se halle sujeta con algunos puntos de soldadura y el resto engatillada. Cuando se vaya a trabajar con una puerta cuyo ensamblado sea desconocido, se debe tener en cuenta previamente estos detalles y, antes de comenzar, efectuar un atento examen visual y táctil, o incluso, descubriendo con un esmerilado superficial el lugar de ubicación de los puntos de soldadura para llegar a conocer la forma de ensamblado que la pieza posea.

Desmontaje del panel de revestimiento

Una vez descubierto el sistema se actuará de acuerdo con él para el desmontaje de la plancha exterior que se supone con un alto estado de abolladura o plegamiento.

 Puerta soldada por puntos:

Si se trata de que la plancha se halla soldada por puntos en todo su perímetro de unión a la estructura, la forma de proceder deberá consistir en utilizar el martillo neumático y cortar todo el panel de la plancha de revestimiento por la zona lo más próxima posible a la línea de los puntos de soldadura. Acto seguido, y como es habitual en estos casos, se procede a la extracción de los recortes de plancha adheridos a los puntos y luego a un esmerilado de las cabezas de los puntos viejos hasta conseguir su desaparición. Después se procede al repaso de las pestañas con un martillo y un tas para que recupere su linealidad toda la zona a la que se tendrá que soldarse la pieza de repuesto.

También es éste un buen momento para preparar las superficies por medio de la aplicación de pintura antióxido. Todo queda preparado así para recibir la pieza nueva.

Puerta soldada y engatillada:

Existe también la posibilidad de que la puerta se halle sujeta únicamente con algunas pequeñas zonas de soldadura pero que el resto se halle engatillada, o incluso pegada, en lo que respecta a su unión entre plancha de revestimiento y estructura. Este caso es el representado en la figura 47 y en ella, una forma de proceder correcta puede pasar por el siguiente proceso:
Para efectuar el desmontaje de la plancha deformada se comenzará por eliminar las zonas de soldadura que se encuentran en la parte superior, que es la señalada por las flechas 1 y 2 de la citada figura 47.

Este trabajo se lleva a cabo por medio de un soplete con el cual se debe calentar la soldadura que se indica hasta deshacerla. Estas puertas también suelen llevar algunas partes en las que se encuentran algunas pequeñas Iongitudes de soldadura por puntos. En la figura 47 vemos estas zonas señaladas en los lugares indicados con los números 3 y 4. Se han de fresar estos puntos.

Una vez eliminado los puntos de soldadura, la extracción de la pestaña engatillada se lleva a cabo con un buril de corte lateral que se pasa entre la pestaña de la plancha de revestimiento y la que forma la estructura, de modo que de esta forma las pestañas se separan entre sí. Esto se indica en la figura 48 que muestra la forma descrita de proceder. Obsérvese que el buril (B) se ha introducido en el engatillado de la plancha. El martillo (M) con el que se golpea en el canto del buril, hace que al desplazamiento de éste la pestaña se vaya abriendo. De esta forma se separan las dos piezas.

Esta operación se ha de realizar a lo largo de toda la zona marcada con línea de puntos en la figura 47. En la zona de los extremos de las pestañas puede hacerse uso de una esmeriladora para cortar los bordes que forman arista en las partes inferiores de la plancha de revestimiento, es decir, en la zona señalada con el número 5 de la figura 47. Ello facilitará la entrada inicial del buril. Ésta es la técnica del desmontaje de este tipo de puertas.

Después de la operación de desmontaje del panel deteriorado sigue, como en todos los casos, la revisión del estado de las pestañas, o sea, de la parte mostrada y señalada con el número 1 en la anterior figura 45. En estas zonas se encontrará rastros de pegamento una vez desmontada la plancha. Hay que eliminar todo rastro de pegamento de esta plancha sobre la que después deberá montarse la pieza de repuesto. Bastará un esmerilado para que el pegamento desaparezca.

A continuación hay que colocar el cordón de la masilla insonorizante sobre la parte del refuerzo señalado en 2 de la figura 45, con lo cual ya tendrá terminado el trabajo de preparación de la puerta para que reciba el panel nuevo de repuesto que constituirá el revestimiento exterior.

 Montaje del panel de revestimiento

Con lo estudiado hasta este momento ya se tienen preparadas las estructuras de las puertas en los dos casos posibles en que pueden presentarse éstas. Ahora conviene efectuar el montaje del panel de revestimiento para cuya explicación vamos también a dividir en dos partes la descripción, según se trate de paneles soldados o engatillados.

 Montaje del panel en una puerta soldada por puntos:

En el caso de la puerta soldada por puntos, y una vez retirado el panel deformado, se pasa a presentar la puerta sobre la estructura y se fija, provisionalmente, con entenallas utoblocantes.
Una vez el panel queda perfectamente fijado sobre la estructura deberá pasarse a la soldadura por puntos de toda la periferia. El modo de proceder es, pues, el mismo que ya hemos estudiado tantas veces referido a cualquier operación de cambio de piezas. No vamos a insistir de nuevo.

 Montaje del panel en una puerta engatillada:

Estas puertas presentan una forma de proceder que resulta original con respecto a todo lo estudiado hasta este momento para la unión de planchas. En primer lugar, requiere efectuar unos trabajos de preparación del panel de revestimiento nuevo, el cual debe estar provisto del pegamento recomendado por el fabricante para que tenga la suficiente adherencia contra la plancha de estructura de la puerta.

En la figura 46 pudimos ver uno de estos paneles. Se le ha de aplicar, en la zona de unión de la estructura y a unos 20 mm por el reborde en toda su periferia, el citado pegamento aplicado con una espátula. Una vez realizado el encolado de las dos zonas a unir se debe pasar a efectuar la unión de las dos piezas. Para ello se posiciona la plancha de revestimiento sobre su estructura con todo cuidado para que quede bien centrada, y se pasa a realizar su sujeción por medio de entenallas o lo que venimos llamando mordazas autoblocantes.

Seguidamente ya se puede cerrar la pestaña de la pieza de recambio con la ayuda de una sufridera y un martillo, pero con mucho cuidado de no marcar la plancha del panel, por lo que se aconseja utilizar una chapa de cobre como asiento. También hay que tener en cuenta la buena forma de engatillar. En la figura 49a aparece un buen ejemplo de una forma correcta de llevar a cabo este trabajo, donde las dos planchas han quedado perfectamente aprisionadas. En cambio, debe evitar actuar como se representa en la figura 49b.Una vez engatillada la pestaña se pasa a realizar las soldaduras por puntos en las zonas 3 y 4 de la figura 47, así como las soldaduras de metal en las partes señaladas en 1 y 2.

Sustitución de la plancha exterior del autómovil Glosario y Manuales Antes de dar por terminado el montaje hay que tener la precaución de enmasillar, con pistola de presión, todo el reborde de unión de ambas planchas, por las zonas indicadas en A, B y C de la anterior figura 47. La masilla que debe usarse será siempre la recomendada por el fabricante. Una vez terminada así la unión es conveniente dejar secar el pegamento que pusimos en las dos planchas de unión, durante un período de tiempo de por lo menos una hora, a partir de cuyo momento ya se podrá llevar la puerta a los pintores para que le den las capas de esmalte correspondientes.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *