Presentación y montaje de piezas nuevas

Presentación y montaje de piezas nuevas

Dejando aparte las colisiones de poca importancia que se producen en las ciudades como consecuencia de roces o «caricias» entre dos automóviles, en los que siempre quedan marcas en la carrocería q solamente tienen que ver con las chapas de revestimiento, y cuyas técnicas de reparación hemos estudiado en el anterior apartado, existe, por supuesto, el choque que afecta de manera importante diferentes piezas de la carrocería hasta el punto de que estas piezas sufren roturas de la plancha o deformaciones tan acentuadas, que no existe más procedimiento para recomponer la carrocería que la sustitución de estas piezas por otras nuevas. A este tipo de sustituciones vamos a referirnos ahora, tratando de dar una serie de consejos generales para la presentación y montaje de piezas nuevas en la carrocería.

Supuesto ya el desmontaje de las piezas viejas y la revisión de la estructura y de las medidas o cotas esenciales que corresponden al lugar accidentado y una vez esté el operario seguro de que, en principio, todo está en orden y falta la colocación sólo de la pieza nueva, la primera operación ha de consistir en tratar todas las zonas en las que se han de producir soldaduras con una pintura antióxido a base de cinc del tipo que puede encontrarse para este trabajo en los comercios del ramo, la cual ha de tener la característica de ser muy buena conductora de la corriente eléctrica para permitir un buen contacto a la soldadura por puntos que se deberá hacer después. La aplicación de esta pintura de cinc debe llevarse a cabo en aquellos rebordes de la plancha que van a entrar en unión con la otra plancha a la que se soldará, del modo que indican las flechas de la figura 55.

La próxima operación va a consistir en la presentación de la pieza nueva de recambio junto a las demás planchas que tendrán que rodearla. Esta operación consiste en ver si se ajusta por completo a todo el resto de la estructura. Como quiera que la pieza deberá pintarse antes de su montaje definitivo, es necesario que el operario se asegure de que, una vez pintada la pieza del mismo color de la carrocería, no se verá obligado a realizar modificaciones que puedan necesitar golpear la plancha y, con ello, deteriorar la pintura.

En el caso que nos presenta la figura 56, perteneciente a la reparación de un panel frontal de automóvil que incluye la calandria, en el que quedan interesadas las ópticas, podemos ver que, antes de pintar la pieza, es necesario hacer todo el montaje cuidando siempre las distancias entre los diferentes elementos de la forma que muestran las flechas de la figura. Para obtener datos fiables, además del conjunto de las ópticas se han instalado el paragolpes, la bigotera, los pilotos, etc. Es imprescindible comprobar todas las cotas entre planchas vecinas para tener la seguridad de que, cuando llegue el momento del montaje definitivo, no vamos a tener sorpresas.

En todos los manuales de planchistería de los modelos en concreto se dan a los operarios detalles de las distancias que deben mantenerse entre planchas móviles con respecto a planchas fijas. Uno de estos esquemas lo puede ver el lector en la figura 57 perteneciente a uorr odelo popular de la marca Fiat. Estas instrucciones pueden, en la práctica de la reparación, cambiar algo pues es difícil en nuestro oficio precisar diferencias de un milímetro. Cuando el operario tiene práctica basta guiarse por la simetría, por las líneas del dibujo de la carrocería o de los huelgos con respecto a otras piezas, para encontrar el perfecto ajuste de las planchas.

Presentación y montaje de piezas nuevas Glosario y Manuales

Resumiendo todo lo dicho hasta el momento sobre este tema, el proceso a seguir en la presentación y posteriores pasos es, a grandes rasgos, el siguiente:

  1. Aplicar pintura antioxidante en las zonas que han de ir soldadas.
  2. Presentar la pieza nueva entre las vecinas.
  3. Si es necesario, sujetar con mordazas autoblocantes la pieza nueva no soldada todavía, de forma que se encuentre lo más fija posible y en contacto con todas las pestañas y rebordes de las piezas vecinas.
  4. Comprobar el perfecto ajuste de la pieza nueva con respecto a sus vecinas, sobre todo si son móviles.
  5. Si todo es correcto pasar a realizar la operación de soldadura o de pintado, según los casos, y luego la posterior instalación.

En la actualidad, el sistema más corriente de trabajo consiste en cambiar piezas completas cuando existen abolladuras o destrozos de cierta envergadura. Aunque el precio del repuesto sea caro, también lo es la mano de obra y si en la reparación de una plancha se han de invertir varias horas, siempre resulta más barato acudir a la compra del repuesto en la seguridad de que, además de ahorrar dinero, el resultado final de la reparación se verá mejorado. En los talleres debe cuidarse mucho, ante la presencia de un siniestro, la elección de reparar o cambiar. El objetivo del encargado de taller debe obtener una reparación rápida y barata, y el equilibrio entre reparar o cambiar la pieza debe ser considerado con atención para, ante el coche deformado, saber hacer la elección más conveniente.

Existen algunos casos en los que la técnica a emplear debe ser intermedia, es decir, valerse de una pieza nueva para acoplarla aprovechando las uniones que no se hayan deteriorado de la pieza antigua. Éste es el caso que vamos a estudiar a continuación.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *