HPI: Inyección directa de gasolina

HPI, Inyección directa de gasolina

No lo estrenará el 307 pues será el 406 el que tenga todos los honores, pero debajo del capó del nuevo 307 estas siglas -HPI- darán mucho que hablar.

Esta técnica de inyección directa de gasolina sustituirá en un futuro a la indirecta. Este sistema reúne tres indudables ventajas:

  • Conseguir reducir el consumo.
  • Mejorar el agrado de conducción.
  • Limitar el impacto ambiental.

En el primer apartado, el objetivo es reducir un 10% el gasto de gasolina en relación con un mismo motor de similares características de inyección indirecta. Al mismo tiempo, el par en baja resulta un 3,6% superior y eso repercute en la respuesta al acelerador, sin olvidar una reducción de las emisiones de CO2 proporcional a la reducción de consumo. Esto permitirá incluso superar la normativa EURO4 que entrará en vigor en el año 2005.

La solución adoptada por los técnicos de Peugeot es muy similar a la de Mitsubishi, por lo que llegaron a un acuerdo con la marca japonesa para evitar malentendidos legales.

Básicamente se trata de una cámara de combustión con chorro desviado y con la cabeza del pistón de forma cóncava para crear un torbellino específico que permite funcionar al motor con una mezcla muy pobre de carburante -hasta 30 partes de aire por una de gasolina- por debajo de 3.500 rpm y a media carga.

La recirculación de aires quemados (EGR) llega hasta el 30%, esto reduce la temperatura del frente de llama, por lo que se disminuye la producción de NOX. La acción de un catalizador de tres vías completa la faceta de reducción de contaminantes en esta mecánica.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *