Gatos hidráulicos

Gatos hidráulicos

Los gatos hidráulicos son unas herramientas que son capaces de proporcionar varias toneladas de fuerza de una manera muy progresiva y con un mínimo esfuerzo por parte del operario que los manipula. Su aplicación debe llevarse a cabo de modo que ejerzan esta fuerza en el sentido contrario a la fuerza que provocó la colisión, tal como acontece en todos los casos de desabollado o enderezado de planchas. Comoquiera que el gato trabaja empujando hay que encontrarle, en primer lugar, el punto exacto sobre el que debe apoyarse para ejercer la fuerza de enderezado, y una vez determinado este punto tiene también suma importancia saber encontrar otro punto opuesto de apoyo que sirva de base de asiento de la otra parte del gato.

En muchas ocasiones el punto de apoyo de la base hay que reforzarlo por medio de tacos de madera o por la interposición de una pieza gruesa de plancha a fin de que el esfuerzo se reparta por una mayor superficie de apoyo. A este respecto hay que tener siempre en cuenta la importancia de saber encontrar un punto sólido de apoyo para la base del gato que tenga la particularidad de que no ceda en el momento de producirse el empuje del gato sobre la plancha a enderezar, pues está claro que ello podría ocasionar una deformación contraria a la que se pretende.

Una vez bien asegurado el punto de apoyo y la posición de la cabeza del gato se puede proceder a bombear poco a poco desde la palanca de bombeo con la característica muy fundamental de que el trabajo hay que realizarlo muy progresivamente observando siempre cómo se va desarrollando el trabajo de enderezado de la plancha o de la estructura en cuestión. Además de la vista con la que vemos cómo se va recuperando la forma deseada, hemos de estar atentos a los ruidos que la plancha produce cuando se va enderezando. Unos pequeños casquillos secos nos van a avisar de la rotura de un punto de soldadura que puede producirse en algún punto de la plancha en el que se está produciendo una elevada tensión.

Cuando se trata de enderezar la chapa no es conveniente romper puntos de soldadura porque, suponiendo que no se va a desmontar la parte que se endereza, quizá después tengamos dificultades para la entrada de la herramienta de soldar de puntos con el fin de restablecer esta correspondiente unión, y no es cuestión, por supuesto, de dejar la plancha enderezada pero debilitada. Para no romper puntos de soldadura, o hacerlo lo menos posible, es necesario trabajar sin forzar la fuerza aplicada, cambiando metódicamente la posición de la cabeza del gato para recuperar la forma con las menores tensiones posibles de la plancha.

Un ejemplo de utilización del gato hidráulico lo podemos ver en la figura 62 en donde se trata de recuperar las medidas o cotas esenciales en el vano de las puertas. Ésta es una operación que resulta bastante corriente. En general, cuando las puertas no se cierran con suavidad a un impulso moderado es muy probable que sus cotas esenciales, de las que ya hablamos anteriormente, se hayan modificado. Si de la medición resultaran algunas diferencias de muy pocos milímetros, ya sabríamos cómo se habría deformado el vano y, por consiguiente, el modo opuesto para recuperar la medida correcta. En estos casos se monta el gato hidráulico del modo que se ve en la figura 62 (o en la posición conveniente para forzar el vano a recuperar su forma, según el tipo de carrocería con la que trabajamos), se le proporciona presión al cilindro con suavidad, se desmonta y se comprueba la ganancia obtenida.

Es casi seguro que la puerta se ajustará bien a su marco si está dentro de las cotas que el fabricante admite, y si no lo hace, el defecto será sin duda de la puerta, aunque la deformación del vano contribuía a la dificultad de su cierre. El gato hidráulico tiene también aplicación en el interior del automóvil, así como en el vano del motor o cofre delantero. En general puede aplicarse con éxito siempre que se hayan de enderezar planchas y pueda encontrarse un buen punto de apoyo.

Veamos algunos nuevos ejemplos. En la figura 63 tenemos otro caso válido para recuperar las cotas esenciales entre los pilares centrales de una carrocería. Se coloca el gato hidráulico en un buen punto de apoyo, en la base (A) de uno de los pilares del habitáculo. El otro extremo puede servirnos para enderezar el pilar contrario averiado colocando la cabeza del gato en las posiciones B y C y presionando en ellas con el debido cuidado para darnos cuenta de la llegada del punto necesario en que el pilar averiado reacciona y va encontrando su posición correcta.

Otro ejemplo de utilización del gato hidráulico lo tenemos en la figura 64. Aquí se está realizando un enderezado de la parte trasera de un vehículo con carrocería de tipo familiar. La forma de operar es la misma que la explicada para el caso anterior.

Utilizando esta técnica se pueden iniciar con éxito reparaciones de enderezado de marcos del parabrisas y/o de la luna trasera, cofres del motor y del maletero, etc. En todos los casos el punto de apoyo de la base debe situarse en zonas de planchas más sólidas que aquellas en las que ha de actuar la parte que endereza.




Califica este Artículo:
5 / 5 (1 votos)



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *