Desmontaje de la puerta del automóvil

Desmontaje de la puerta del automóvil

El desmontaje de la puerta de un automóvil es una operación frecuente en el taller, y no sólo para llevar a cabo reparaciones en ellas sino, como ya se ha visto en otros supuestos, para trabajar la plancha de la carrocería en piezas vecinas. La retirada de la puerta del conjunto de la carrocería se consigue quitando el perno de giro o pasador que enlaza las dos hojas de cada una de las bisagras. Cuando ello se ha realizado, las dos hojas de la bisagra se separan y la puerta queda suelta.

Como es sabido, las bisagras tienen por misión permitir la articulación de la puerta para que ésta pueda abrirse y cerrarse. En la figura 39 vemos un ejemplo que muestra los elementos de sujeción de una puerta: las bisagras sujetas con tornillos, los pasadores y el tirante. Las puertas de los automóviles disponen de dos bisagras para asegurar la corrección de su giro. Para desmontar la puerta del conjunto de la carrocería se tiene que proceder al desmontaje de las bisagras. La operación debe realizarse quitando el pasador o perno de giro, después de lo cual las dos hojas se desunen y permiten la salida de la puerta.

En general, el pasador puede sacarse picando sobre él de una forma opuesta a su sentido de colocación. En la parte superior de la figura 40 tenemos un ejemplo típico de la extracción del pasador con la ayuda de un martillo y una pieza intermedia (en este caso se trata de un buril) sobre la que se pica hasta conseguir que el pasador salga por la parte superior. También puede utilizarse una herramienta especial, llamada sacapasadores, cuya boca sea del tamaño adecuado al diámetro del pasador (parte inferior de la Fig. 40). Si el pasador se encuentra oculto también puede utilizarse un buril (Fig. 41). En este caso corresponde a un tirante, elemento encargado de que la puerta se abra hasta un tope máximo.

Antes de que el operario se lance a picar sobre un pasador desconocido será conveniente que lo someta a una inspección visual, ya que es muy corriente que estas piezas estén provistas de anillos de retención o grupillas, sin cuya retirada previa no sólo sería muy difícil la extracción, sino que se podría llegar fácilmente al deterioro de la pieza si se insiste en el picado sobre ella. Una vez desmontados los pasadores de las bisagras y del tirante, la puerta podría separarse de la carrocería, pero hay que tener en cuenta, todavía, la posible presencia de cables eléctricos. Constan de una ficha de conexión que hay que separar previamente a la retirada de la puerta.

Otro de los puntos que hay que tener en cuenta cuando se ha de trabajar en la plancha de las puertas, es el desmontaje de los tapizados y, quizá, de alguno de los accesorios internos.
El desguarnecido de la puerta comporta sacar el reposabrazos (que generalmente va sujeto por medio de tornillos, casi siempre de estrella); la maneta de abrir la puerta y el panel de guarnecido.

El panel de guarnecido o tapizado suele ir siempre engrapado, siendo por tanto necesario actuar con la ayuda de un destornillador largo, rodeado en su punta por un trapo a fin de no rayar la pintura, y haciendo palanca en toda la periferia del guarnecido hasta conseguir hacer saltar las grapas de su alojamiento. En la figura 42 podemos ver la forma tradicional de proceder a la retirada del panel de guarnecido de una puerta en un coche de tipo medio. Haciendo palanca con el útil (1) cerca del lugar ocupado por las grapas se podrá ir haciendo saltar éstas y el guarnecido se irá desprendiendo paulatinamente. En esta situación lo muestra la figura 43 en donde, una vez suelto el panel, se puede observar cómo se eleva ligeramente hacia la parte superior y de esta forma se libra de sus enganches superiores.

Desmontaje de la puerta del automóvil Glosario y Manuales

Una vez sacado el guarnecido, son muchas las puertas que suelen llevar un protector de plástico como el que nos muestra ahora la figura 44. Es importante sacar este protector con todo cuidado para que no se deteriore y mucho menos se rompa, con el fin de poderlo instalar de nuevo cuando se termine la operación que justifica el desmontaje interno de la puerta. Una vez retirado este protector ya se tiene libre acceso a los mecanismos y planchas interiores de la puerta.

En el interior se va encontrar, fundamentalmente, el mecanismo del alzacristales y el de cierre centralizado de la puerta, altavoces, etc. Sobre todo, es necesario siempre proceder al desmontaje del primero para trabajar con una mínima comodidad. No vamos ahora a ocuparnos de este desmontaje puesto que a los accesorios de la carrocería les dedicamos otro capítulo, de modo que vamos a considerar que la puerta ya está desnuda y en condiciones para trabajar en ella desde el punto de vista estrictamente de planchistería.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *