Akrapovi driving experience 2011

Akrapovi driving experience 2011

Vosotros lo sabíais, y nosotros también. Lo sabíamos todos: nos esperaba algo impresionante.

Para bien o para mal, se trata de una de las primeras invitaciones oficiales por parte de una marca para un evento a la que acudíamos. Y digo esto porque con invitaciones de este tipo es difícil conciliar la objetividad con ser un blog no comercial orientado al disfrute con los coches. Somos conscientes del esfuerzo, sobre todo económico, que supone para una marca este tipo de eventos (y más para un distribuidor a nivel nacional -como es Dream Machine- de la firma de escapes Akrapovi); más aún, si cabe, cuando te tratan bien. En estos casos, uno intenta -consciente o inconscientemente- que la información que vas a emitir, si no ensalza, por lo menos no perjudique a la firma y a los organizadores. No gusta leerlo, no gusta escribirlo, pero es así; así de difícil es mantenerse en el lado de la información objetiva. Además, tanto la gente de Akrapovi como la del Autodromo del Algarve nos han tratado de un modo inmejorable.

Como en 8000vueltas tratamos de ofreceros sólamente información que os pueda ser de interés, cribamos ésta con un criterio muy sencillo: si nos gusta a nosotros, se publica. Por ello, no tengo miedo -no tenemos miedo- de hacer publicidad de Akrapovi; de hecho no es la primera vez que hablamos de ellos aquí, en nuestra hemeroteca encontraréis “Akrapovi, el sonido del arte” entre otros artículos. La razón es muy simple: es el tipo de producto que nos gusta relacionar con 8000vueltas, en su campo es la referencia indiscutible. No vamos a andarnos con tapujos: si ya nos parecía un producto excepcional, ahora estamos aun más convencidos de ello.

Hemos tenido la oportunidad de ver de cerca un producto de una calidad de fabricación excepcional, diseñado con unos criterios atípicos (hemos entrevistado al responsable de  I+D de Akrapovi y próximamente tendréis la entrevista en 8000vueltas) y con un toque especial. Quieren ser percibidos por el cliente como la mejor opción posible en cuanto a escapes, y están poniendo toda la carne en el asador para que sea así.

El producto: Escapes Akrapovi

Olvidémonos -sólo por un rato- del buen trato recibido (excelente), del buen hotel al que nos han llevado y del disfrute que lleva implícito poder rodar en el increible circuito de Portimao con algunos de los coches más deseados del momento. Todo ello no ayuda a ser objetivo, por supuesto. Centrémonos en el carbono y el titanio, en los cordones de soldadura casi invisibles y en los excepcionales acabados de sus productos. Sin complejos de ningún tipo, Akrapovi nos mostraba una línea completa de escape de un BMW M3 expuesta de modo que pudiéramos inspeccionarla desde todos los ángulos y apreciar su increíble acabado.

No soy especialista en escapes, ni en soldaduras ni en materiales. Pero sí es cierto que con la experiencia se puede apreciar un buen acabado y nunca había visto unos acabados similares. Los escapes Akrapovi de titanio están realizados en un titanio desarrollado especificamente para este producto y se fabrican por medio de un proceso llamado hidroconformado, que ya explicamos en detalle en nuestro artículo: Akrapovi, el sonido del arte. Os recomiendo que lo leáis de nuevo, en él encontraréis una completa explicación de cómo llega a ver la luz cada uno de estos “equipos de sonido”.

Existe otro modo alternativo de evaluar un producto de este tipo. El nivel de acabados es inmejorable, la técnica de fabricación y los materiales utilizados son los mejores disponibles, ¿qué más podemos pedir? La respuesta es evidente: resultados. ¿A qué suenan estos escapes? Una línea de escape es como un instrumento de viento-metal; por sí mismos no es que suenen gran cosa (tienen un toque metálico), necesitan que algo o alguien sople por sus oroficios de entrada para hacer emanar su sonido. En este caso los instrumentistas están dotados de grandes pulmones, Akrapovi ha sabido rodearse de las mejores mecánicas para lograr su cometido: sonar mejor que los demás. En ese sentido las diferencias son abrumadoras. Por ejemplo, con todos los coches al ralentí (BMW M3, Nissan GT-R, 911 Carrera S, GT3 3.8 con escape de serie, GT3 3.8 con escape Akrapovi y BMW X6M) en el Pit Lane de Portimao había un coche cuyo sonido eclipsaba a todos los demás: sólo se oía el GT3 con escape Akrapovi.

En circuito pudimos escucharlos y el resultado era, por intentar sintetizarlo en una palabra, atronador. Además de los coches antes citados (que son los que íbamos a poder probar) había otros dos coches de clientes Akrapovi que nos parecían muy interesantes: Ferrari 458 Italia y Corvette Z06. ¿Qué mejor que un Ferrari para disfrutar del sonido de Akrapovi? ¿Podrá sonar más un V8 americano de 7 litros?

Para nuestra sorpresa, el Corvette no pudo competir con el Ferrari, ni en potencia sonora ni en calidad de sonido: sin duda el Ferrari 458 era el más espectacular cuando pasaba cerca de ti, pedal a fondo y gritando a más de 8000 vueltas. Es difícil quedarse impasible ante un sonido así. El día anterior había tenido la oportunidad de escuchar un 458 con escape de serie, así que tenía fresco el recuerdo del sonido; y la diferencia fue notable: con el escape completo Akrapovi el sonido es más agudo, metálico y ruidoso (en la mejor acepción de la palabra).

El Corvette, pese a su gran cilindrada, no produce tanto sonido (el sonido del V8 flat-plane parece inalcanzable para el V8 cross-plane del Corvette). Cuando probamos el Ferrari 458 Italia, el sonido nos pareció muy convincente, pero el sistema de escape Akrapovi se ha convertido en un must. Quizá mi espíritu juvenil -y, ¿por qué no decirlo?, mi poca timidez- hacen que no me preocupe por el escándalo que es capaz de provocar. Akrapovi ofrece en opción un boton Sport que permite tener dos niveles de sonido: “discreto” y huracán (o algo así se llaman). Creo que esta novedad es todo un acierto y que conseguirán llegar a más potenciales clientes.

En el caso del 997 GT3 3.8, Akrapovi nos daba la oportunidad de comparar dos modelos: uno con escape de serie y frenos metálicos y otro con escape Akrapovi y frenos cerámicos. Más de uno estará pensando que esto da para un artículo, y así será. Proximamente: prueba del GT3 3.8, comparativa entre frenos metálicos y cerámicos. En la prueba os daremos todos los detalles, pero os adelantamos que la diferencia de sonido con los escapes Akrapovi es más que notable. Además, el escape Akrapovi para el GT3 3.8 es uno de los diseños más espectaculares y atractivos que he visto nunca. Combina los escapes de titanio con colas de esos característicos tonos azulados y una aplicación de fibra de carbono que lo rodea y se extiende por toda la trasera del coche. Un diseño espectacular para un “simple” escape, y aquí tenéis el resultado.

¿Nos estamos pasado con la publicidad? ¿O es que nos han impresionado? La verdad es que, a pesar de que habíamos probado ya el GT2 con escape Akrapovi, nos han sorprendido mucho. Coches que ya habíamos tenido ocasión de conducir y que tienen un buen sonido, bueno sin más, pasan a tener un sonido impresionante. Un caso que también nos ha llamado la atención es el del BMW M3: con el escape de serie, el sonido es realmente flojo (para tratarse de un V8 de carrera corta que sube hasta las 8000vueltas montado en un coche con pretensiones deportivas). Un experimentado periodista, cuyo nombre no voy a revelar, lo calificó una vez en Petit Comité como: rubbish y pathetic.

Yo no llegaría a tanto, pero es verdad que le falta sonido. Cuando probamos el M3 en 8000vueltas dijimos esto: el motor es sobresaliente, aunque hay que reconocer que en tema de sonido el anterior 3.2 6 en línea y el 5.0 V10 de Motorsport le superan, porque se les ha olvidado darle al V8 varias tonalidades. La diferencia con el escape Akrapovi es espectacular: el bramido del M3 se convierte en un aullido que pone la piel de gallina cuando empieza a llegar a la parte alta del cuentavueltas, si bien es cierto que al ralentí no conmueve tanto.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *