Ruidos sincronizados con el giro del motor del automóvil

Una de las fuentes de ruido en el motor, que pueden considerarse más frecuentes, la podemos encontrar en esta familia de síntomas. Son ruidos que se producen al mismo tiempo y con el mismo ritmo a que se mantiene girando el motor.

Las causas principales de estos ruidos pueden ser las siguientes:

Picado o detonación

Por diversas causas puede producirse un ruido en el interior del motor, localizado en la cámara de combustión, con un timbre claramente metálico, como si en el interior de la cámara existiera un objeto metálico en libre movimiento.

Se trata de un fenómeno mediante el cual se modifica el momento del encendido de la mezcla, la cual se efectúa espontáneamente y de modo que la explosión de la misma no se realiza en el lugar correcto del «punto muerto superior» del pistón, por el hecho de que parte de la mezcla explota bastante antes de que el pistón haya alcanzado este punto. Este fenómeno hemos intentado describirlo por medio de la figura 13. En el punto indicado como “zona de detonación” la mezcla alcanza tal presión que explota sin necesidad de chispa y por lo tanto lo hace de una forma incontrolada.

Con la presencia de este fenómeno, dentro del motor se producen grandes tensiones de modo que hay que eliminarlo lo más pronto posible.

Las causas principales que pueden producir este fenómeno son las siguientes:

  1. Puesta a punto inicial del encendido incorrecta: Debe llevarse el coche al taller para que le comprueben, con una lámpara estroboscópica, que las marcas de puesta a punto estén en coincidencia con los grados de anticipo indicados por el fabricante del motor. Si el reglaje inicial es correcto la causa podría estar ocasionada por lo que se dice a continuación.
  2. Distribuidor en mal estado: Nos referimos aquí a la parte de baja tensión del distribuidor en general. Se ha de comprobar, en el taller, el estado del ruptor especialmente si es mecánico. Comprobar que el eje del distribuidor no esté desgastado y tenga mucho juego. En los encendidos electrónicos verificar las cotas de reglaje del generador de impulsos. Todo ello es trabajo propio del taller.
  3. Curvas de avance inadecuadas: Si el avance de encendido trabaja mal es seguro que es el culpable del picado observado en el motor. Hay que realizar una comprobación de las curvas del avance para tener la seguridad de que tanto el avance centrífugo como el de vacío funcionan debidamente. Si se trata de un encendido integrado hacer la comprobación por medio de los tester adecuados para la comprobación de los parámetros de avance incorporados en el módulo electrónico, todo lo cual es trabajo especializado de taller.
  4. Uso de gasolinas de bajo octanaje: La utilización de gasolina de un octanaje más bajo que el indicado por el constructor para su motor dará como resultado el picado del motor, sobre todo en los momentos en que sea sometido a una compresión elevada. Si la elevada compresión del motor requiere gasolina súper ver que no esté alimentado con gasolina de la llamada normal. El conductor no debe cometer equivocaciones en este sentido.
  5. Mezcla demasiado pobre: Otro de los factores que contribuyen al picado es la alimentación del motor por medio de mezcla demasiado pobre. El carburador o el sistema de inyección tienen defectos internos que determinan una dosificación de aire superior a la normal.

Se debe verificar en el taller la causa de una forma similar a lo que dijimos al tratar el tema de la falta de potencia.

Autoencendido

Otra de las causas debidas a ruidos observados en el motor que aumentan o disminuyen con el mismo ritmo del motor puede estar ocasionado por el autoencendido. Un síntoma típico a añadir, en este caso, consiste en que el motor no se para cuando se saca la llave de contacto de modo que continúa dando emboladas durante un corto tiempo. El autoencendido se diferencia del picado por un sonido bastante diferente ya que no tiene el timbre claramente metálico que caracteriza a éste. Es menos peligroso para el motor, pero también hay que tratar de eliminarlo inmediatamente que se observe su presencia.

Este tipo de avería puede ser debida a las siguientes causas:

  1. Riqueza excesiva del ralentí: Un ralentí mal regulado, además de estar prohibido por su alta contribución a la contaminación atmosférica, puede producir depósitos de mezcla rica que se acumulan en el colector de admisión cuando el motor gira a gran velocidad pero con carga nula (caso de las deceleraciones o circulación en bajada). Producirá ruido en el tubo de escape y preparará la creación del autoencendido en la cámara de combustión. Hay que llevar el coche al taller para que allí arreglen y ajusten el circuito de marcha lenta o ralentí.
  2. Exceso de carbonilla en la cámara de combustión: Cuando las cámaras de combustión están muy sucias y han acumulado mucha carbonilla, de un modo semejante a como puede verse en la figura 14, pueden encontrarse muchos puntos calientes que llegan a ponerse incandescentes, de modo que la combustión puede efectuarse no bajo el control de la chispa de la bujía, sino por el encendido de la mezcla ante el contacto con este punto incandescente. Es necesario proceder al desmontaje de la culata y a la limpieza de la misma, operación propia de un taller de reparaciones.
  3. Bujías demasiado calientes: La utilización de bujías de un grado térmico demasiado caliente puede producir los mismos efectos que en el caso anterior, es decir, un calentamiento excesivo de los electrodos y unos puntos incandescentes. Comprobar que todas las bujías, una vez desmontadas, tengan la porcelana interna de un color café claro, pero nunca blanco o requemado. Ver si el grado térmico de la bujía escogida se aviene con lo indicado por el constructor.
  4. El motor trabaja a una temperatura demasiado alta: El líquido de refrigeración está demasiado caliente y hace que la culata se mantenga también demasiado caliente lo facilita que la bujía, o la carbonilla que existe en las paredes de la cámara, provoquen o mantengan puntos de incandescencia de una forma similar a lo que se ha dibujado en la figura 15.

En el taller deben revisar el sistema de refrigeración y actuar sobre el termocontacto del ventilador o sobre el termostato o sobre el mismo radiador si está exteriormente sucio o taponado, hasta conseguir el funcionamiento correcto del sistema de refrigeración.

Falla un cilindro

El motor funciona con un cilindro de menos. Además del ruido se observa una falta de potencia y una evidente dificultad para subir de vueltas. Comprobar que le llegue la corriente de alta tensión a la bujía y que ésta se encuentre en perfecto estado de funcionamiento. En el taller podrán fácilmente comprobar si se trata de un problema de encendido y también cuál es el cilindro que falla.

En lo que respecta a una avería en ruta, cabe decir que, en un motor de cuatro cilindros (y mucho menos en un motor de seis) el hecho de que uno de los cilindros no funcione no es obstáculo para que el automóvil puede recorrer algunos kilómetros, los suficientes para llegar hasta el taller más cercano. Sin embargo, no es conveniente conducir en estas condiciones. Si fuera preciso hacerlo, lo aconsejable es localizar el cilindro que falla, sacarle la bujía y juntar los electrodos hasta que se toquen, de la forma que se aprecia en la figura 16. Ahora puede volver a montarse la bujía. Con este truco conseguiremos que no se produzca chispa en la bujía y por lo tanto liberaremos al cilindro de las altas presiones de la combustión.

Se aprecian claros silbidos

Nos referimos a silbidos rítmicos. Los lugares donde es más fácil que encontremos las fugas que se delatan por medio de los silbidos son en la junta de culata y en los asientos de válvula agrietados. En el primer caso se puede haber producido una grieta en la culata y en el segundo, el asiento puede haberse deformado o agrietado. Una comprobación rápida puede hacerse a base de controlar que cada una de las bujías esté bien apretada en su asiento, pues si no es así el silbido se producirá a través de ellas, o de una de ellas solamente. Si las bujías presentan un estado de apriete normal, el trabajo deberá encomendarse a un taller. Se puede circular hasta llegar a un taller, pero no hay que demorar demasiado el análisis y la reparación de este ruido llevados a cabo por un profesional.




Califica este Artículo:
4 / 5 (1 votos)



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *