Porsche Boxster E

Porsche Boxster E

0 a 100 en 9,8 segundos. Autonomía de 150 km. Velocidad máxima, 150 km/h. Prestaciones inferiores a las de un compacto gasolina de 150 CV. Emociones equivalentes a algo que no es un Porsche.

Es sólo un prototipo en el que hemos podido hacer un pequeño recorrido acompañando a un responsable de la marca, no conduciendo. El Porsche Boxster E suena como deben sonar los deportivos del futuro. Pero no es verdad. Realmente su motor eléctrico no emite sonido, éste se emula mediante un sistema que se desconecta con un botón.

¿Y con el pedal a fondo? Sí, acelera desde el primer instante, muy lineal, se pega a la carretera y en circuito seguro que es una máquina implacable (a velocidades bajas). No es una cuestión técnica. Es una cuestión de corazón. Ni siento ese escalofrío en la mandíbula, ni los pelos se me ponen de punta, ni se dibuja una sonrisa en mi boca. Y esa es la diferencia entre un coche deportivo y un simple medio de transporte.

Tecnológicamente Porsche está a la altura, y es digno de admiración que hayan sacado un prototipo así, la crítica no es esa. Pero a día de hoy si alguien me pregunta entre un hipotético Porsche Boxster E de producción y uno gasolina, me temo que mi decisión sería clara.

Versiones del Porsche Boxster eléctrico

Existen dos versiones del Porsche Boxster E, una con tracción trasera y otra con tracción integral. La que hemos probado era la descafeinada, la más completa puede hacer el 0 a 100 en 5,5 segundos y elevar su velocidad máxima hasta 200 km/h. Pero no, creo que no es una cuestión de potencia.

Sensaciones en un coche eléctrico

Posiblemente en el 80% de los coches que se venden actualmente una versión eléctrica sería mejor opción que una de motor térmico, si el precio fuese igual. Sin embargo Porsche tiene todos sus modelos en el otro 20%.

¿Significa eso que no creo en los deportivos eléctricos? No, de hecho creo que sí pueden transmitir sensaciones, y me gusta el Tesla Roadster (aunque no lo haya podido probar). Sin embargo Porsche juega contra un rival muy duro: él mismo.

Faltan todavía unos años hasta que los amantes de los coches nos decidamos por un Porsche eléctrico antes que por un Porsche gasolina (vale, o diésel). Porsche va por el buen camino, pero nosotros necesitamos tiempo.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *