Montaje definitivo de la aleta de repuesto del automóvil

Ahora se vuelve a presentar la aleta de recambio sobre todas la planchas que han de acogerla y se sujeta con las mordazas autoblocantes. Lo primero que se ha de conseguir es que se ajuste con naturalidad en su posición y se encare perfectamente en sus extremos con las planchas que han de recibirla (montantes de la ventanilla traseras y estribo) con toda corrección y linealidad. Cuando se vea que su ajuste es bueno, y manteniendo las mordazas autoblocantes, se le dan algunos puntos de soldadura para que la pieza se mantenga firme en su posición. Esto es lo que se está haciendo en la figura 89.

A continuación hay que comprobar si este montaje provisional es, sin embargo, perfecto. Para ello se deberá proceder al montaje de todos los elementos vecinos que se ajustarán con la pieza nueva, es decir, la puerta trasera derecha (en este caso) y el portón del maletero con su correspondiente cerradura. La prueba ha de realizarse como si la aleta nueva estuviera ya soldada. Así lo vemos en la figura 90. Éste es el momento de verificar el ajuste de la linealidad de todas estas piezas y su perfecto asentamiento entre ellas. Solamente cuando se esté seguro de la perfecta alineación de todas estas piezas entre sí se podrá pasar a la operación siguiente, que será la de ejecutar su soldadura definitiva. Ésta es la operación que nos muestra ahora la figura 91.

Aquí se está haciendo la primera operación que consiste en soldaren los bordes del anillo de la puerta. Después se pasa a soldar la brida del resbalón de la cerradura (Fig. 92) y luego la zona del pasarruedas, tal como se aprecia en la nueva figura 93. Los trabajos de soldadura por puntos se continuarán con el soldado del embocamiento para el llenado del depósito de combustible. A continuación se deberá pasar a realizar los trabajos de soldadura de cordón continuo, comenzando por la soldadura de la testa de las planchas que se enfrentan en los montantes de la ventanilla trasera. Este trabajo se está realizando en la figura 94.

Montaje definitivo de la aleta de repuesto del automóvil Glosario y Manuales

Después se necesitará seguir el mismo procedimiento de soldadura en la zona de alojamiento de las luces traseras, que es la operación que nos muestra la figura 95, con lo que el perímetro de la pieza de repuesto se puede decir que ya está acoplado a sus planchas vecinas. Sólo nos falta realizar la soldadura continua de la parte del estribo, que es lo que nos muestra la figura 96.

Terminados los trabajos de soldadura nos quedará por hacer un repaso general del estado de las planchas soldadas. Es posible que se tengan que corregir ligeramente algunas deformaciones a que haya dado lugar la soldadura. Esta operación se puede llevar a cabo con un martillo y un tas del modo que es tradicional en estos casos y que podemos ver está haciendo el operario de la figura 97.

Por último, ya se podrá pasar a quitar los restos de los puntos de soldadura con una esmeriladora de disco y dejar las planchas en perfecto estado. También se pasará a sellar las juntas y a aplicarles pintura anticorrosión con todo el tratamiento que ello comporta y que ya se ha descrito en anteriores páginas, tema sobre el que, dada su importancia, volveremos a hablar enseguida. Después de haber realizado todo lo dicho, la pieza estará ya montada y el automóvil dispuesto para pasar a que trabajen en ella los pintores.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *