Los amortiguadores en los automóviles

Los amortiguadores en los automóviles

La suspensión de un vehículo tiene como cometido “absorber” las desigualdades del terreno sobre el que se desplaza, a la vez que mantiene las ruedas en contacto con el pavimento, proporcionando un adecuado nivel de confort y seguridad de marcha. Se puede decir que sus funciones básicas son las siguientes:

  • Reducción de fuerzas causadas por irregularidades del terreno.
  • Control de la dirección del vehículo.
  • Mantenimiento de la adherencia de los neumáticos a la carretera.
  • Mantenimiento de una correcta alineación de las ruedas.
  • Soporte de la carga del vehículo.
  • Mantenimiento de la altura óptima del vehículo.

El comportamiento del vehículo vendrá determinado en gran medida por el tipo suspensión que lleve. Así por ejemplo, mediante su reglaje es posible variar la característica del coche (subvirador o sobrevirador).

El peso del vehículo se descompone en dos partes denominadas:

  • Masa suspendida: la integrada por todos los elementos cuyo peso es soportado por el bastidor o chasis (carrocería, motor…).
  • Masa no suspendida: constituida por el resto de los componentes (sistemas de freno, llantas…).

El enlace entre ambas masas es materializado por la suspensión. El sistema está compuesto por un elemento elástico (que bien puede ser una ballesta, muelle helicoidal, barra de torsión, estabilizador, muelle de goma, gas, aire, etc…) y otro de amortiguación (amortiguador en cualquiera de sus variantes), cuya misión es neutralizar las oscilaciones de la masa suspendida originadas por el elemento elástico al adaptarse a las irregularidades del terreno transformando la energía que almacena el resorte en calor.

Queda claro pues que los amortiguadores representan uno de los componentes de mayor importancia en los vehículos. Es por ello que se pasa a detallar de forma concisa la evolución que estos han sufrido a lo largo de su historia, y asimismo describir los tipos más comunes.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *