La suspensión del Melmac: Los amortiguadores

La suspensión del Melmac, Los amortiguadores

El sistema de suspensión del Car Cross lleva amortiguadores hidráulicos telescópicos del tipo monotubo con gas a presión, y muelles helicoidales montados coaxialmente a los mismos. El fabricante que firma los amortiguadores es 011é.

Estos van provistos de un dispositivo de regulación manual, que posibilita la elección de diferentes durezas de amortiguación mediante la variación del paso de aceite en su interior. La regulación es discreta y se dispone de una treintena de posiciones diferentes seleccionables por medio de una ruedecilla situada en el propio amortiguador. Según se avance en los “click” de la ruedecilla el amortiguador se vuelve más o menos rígido.

Asimismo, tienen mecanizada una rosca en su carcasa exterior, que hace de guía de una arandela que permite variar la precarga del muelle. Cuanto más se apriete la arandela, más comprimido quedará el muelle. Los amortiguadores llevan incorporados sensores de desplazamiento tanto delante como detrás. Además, el Melmac equipa también sensores de fuerza en un lado, que miden la fuerza ejercida por el conjunto muelle-amortiguador.

Con esto y gracias al sistema de adquisición de datos, es posible monitorizar y archivar los movimientos y fuerzas generados en la suspensión del monoplaza para su posterior análisis y estudio.

Suspensión delantera del Melmac

La suspensión delantera es independiente de doble triángulo, con el conjunto formado por muelle y amortiguador anclado al triángulo inferior en su parte exterior y al chasis por encima del triángulo superior en su parte interior. Los triángulos giran respecto a un eje en el chasis, mientras que el conjunto muelle-amortiguador, al actuar ligeramente inclinado en otro plano, va anclado al triángulo inferior y al chasis mediante silentblocks que permiten esa cierta desalineación.

La posición del triángulo superior es regulable longitudinalmente y las rótulas que articulan los triángulos con la mangueta pueden cambiar su posición colocándolas más o menos introducidas mediante una tuerca. De esta manera se puede variar la suspensión para hacer la dirección más o menos estable retrasando o avanzando el triángulo superior respecto al inferior. Esta regulación permite modificar el ángulo de avance, un parámetro que controla la estabilidad de la dirección, su tendencia a volver a la posición recta.

Variando la cantidad de rosca que queda introducida en las rótulas se puede modificar, además de la anchura entre ruedas, la caída de las mismas, pudiendo adaptar la suspensión a recorridos de tierra o asfalto con más o menos curvas. Las caídas negativas mayores se utilizarán en tierra y con curvas, mientras que las caídas prácticamente nulas se usarán cuando se circule por asfalto, como regla habitual, aunque hay que decir que los Fórmula 1 actuales tienen una gran caída negativa en las ruedas delanteras.

Detalles constructivos de los amortiguadores del Melmac

Tal y como están diseñados y construidos los brazos de la suspensión del monoplaza, el recorrido del amortiguador coincide con sus carreras máximas; es decir, que los amortiguadores hacen tope tanto a compresión como a extensión. Esto ocurre además igualmente tanto delante como detrás. O sea que la geometría de la suspensión no supone una restricción, sino que los límites los ponen los amortiguadores. De todas formas, se llega a dichos topes muy poco antes de llegarse a los topes impuestos por rótulas y demás limitaciones propias del montaje.

Los diámetros de carcasa y vástago de los amortiguadores son iguales en ambos casos (delante y detrás).




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *