Idea general de la composición de un motor de explosión de automóvil

Cuando el motor se halla desmontado del automóvil presenta un aspecto que bien podría ser el mismo que nos muestra el dibujo de la figura 28. Como puede verse, el conjunto resultante es compacto y todas las partes fundamentales de sus mecanismos se hallan debidamente protegidas por medio de tapas o carcasas para que no pueda penetrar la suciedad ni el polvo, por una parte, pero también para que no pueda salir al exterior el aceite que sirve de engrase de todos los mecanismos. La constitución interna de este mismo motor la puede ver el lector en el conjunto de todas sus piezas que nos muestra la nueva figura 29. Aquí el motor se nos muestra con todas sus piezas fundamentales Internas.

En esta figura 29 tenemos, en primer lugar, la pieza básica del motor, el llamado bloque de cilindros (1) en cuyo interior se alojan los pistones o émbolos (2) y también parte del cigüeñal (3). El bloque de cilindros va tapado por la parte superior por medio de la culata (4) y por su parte inferior, por el cárter de aceite (5). La parte superior de la culata se encuentra a su vez tapada por la llamada tapa de culata (6) mediante la cual se protegen los mecanismos de la parte superior de las válvulas (7) que reciben el nombre de empujadores, así como se evita la salida del aceite que baña esta parte superior, en la que también se encuentra el árbol de levas (8) que se observa en el extremo de la figura.

Figura 29. Conjunto de las principales piezas que forman un motor de explosión dr cuatro tiempos.

  1. Bloque de cilindros.
  2. Pistones o émbolos.
  3. Cigüeñal.
  4. Culata.
  5. Cárter de aceite.
  6. Tapa de culata.
  7. Válvulas.
  8. Árbol de levas.
  9. Lector de admisión.
  10. Colector de escape.
  11. Polea.
  12. Correa de la distribu­ción.
  13. Polea de arrastre del árbol de levas.
  14. Tensor.
  15. Tapa de la correa de distribución.
  16. Bomba de agua.
  17. Termostato.
  18. Pieza que aloja al termosta­to.
  19. Bomba de aceite.
  20. Filtro de aceite.
  21. Interruptor de la presión de aceite.
  22. Volante de inercia.
  23. Porta-retén de aceite.
  24. Distribuidor de encendi­do
  25. Bomba de gasolina.

También se destacan en la figura los llamados colectores. En primer lugar tenemos el colector de admisión (9) que, como se aprecia, ocupa la parte lateral del motor. Sobre este colector se debe colocar el carburador (no dibujado en la figura) que, como sabemos, es uno de los sistemas encargados de la preparación de la gasolina para ser con sumida debidamente por el motor. Esta mezcla pasará a través del colector de admisión, llegará hasta la válvula del mismo nombre y pasará a alimentar el cilindro correspondiente cuando la válvula de admisión se abra. En la parte opuesta de la culata se encuentra el colector de escape (10), el cual cumple la función inversa, es decir, permitir la salida de los gases quemados e inservibles una vez se ha efectuado ya la combustión citada.

Idea general de la composición de un motor de explosión de automóvil Glosario y Manuales

En la parte de la derecha de la figura nos encontramos con los mecanismos de accionamiento del eje de levas, partiendo del movimiento que le imprime el cigüeñal. Así nos encontramos con una polea (11) que es accionada por el cigüeñal y a partir de la cual, por medio de una correa dentada, la llamada correa de la distribución (12), se transmite el movimiento, sin deslizamiento, a la polea (13) del árbol de levas. Este sistema de transmisión va provisto de un tensor (14) para que la correa no pueda saltar y cambiar su posición sincronizada ya que, como hemos dicho anteriormente, el movimiento de las válvulas a través del eje de levas debe hallarse perfectamente sincronizado con el giro del cigüeñal. Por último, y en lo que respecta a este mecanismo de la distribución, tenemos en 15, señalada la tapa de la correa de distribución con la que se protege a este mecanismo de la entrada directa de agua o polvo.

Durante la combustión se genera una gran cantidad de calor. El valor de este calor debe ser controlado, pues de no ser así las piezas se irían dilatando y el motor llegaría a agarrotarse en pocos minutos. Por ello se precisa un sistema de refrigeración. El motor que presenta la figura 29 va refrigerado por agua. Tanto el bloque como la culata se encuentran dotados de dobles paredes internas por las que circula el líquido refrigerante. Pero este líquido (que puede ser, sencillamente, agua, aunque lo mejor es que sea un líquido especialmente preparado) debe ser impulsado constantemente por una bomba para que el líquido caliente no se estacione.

Esta operación de impulsión la lleva a cabo la bomba de agua (16) también accionada, en este caso, por la misma correa de la distribución que vimos en 12. Sin embargo, no es conveniente, en ningún caso, que el motor funcione excesivamente frío, por lo que se dispone de una válvula llamada termostato (17) que controla que la temperatura del agua sea superior a un cierto valor mínimo antes de entrar en funcionamiento el circuito de refrigeración. En 18 tenemos la pieza que aloja al termostato. El agua caliente pasa a través de un radiador (no dibujado en la figura) mediante el cual cede su temperatura excesiva a la atmósfera, y luego vuelve a entrar en el interior del motor con la temperatura muy rebajada volviendo a calentarse a medida que se acerca a parte de las cámaras de combustión y de los cilindros que están calientes en exceso.

Este ciclo se repite constantemente durante el funcionamiento de la bomba de agua y, por consiguiente, durante el funcionamiento del motor. Otro de los puntos importantísimos que hay que destacar es el hecho de que el motor precisa de un activo servicio de engrase de todos los elementos rozantes que, como hemos visto, son muchos. Para ello se encuentra provisto de una bomba de aceite (19) que, además de hacer circular el aceite, proporciona una presión determinada, de acuerdo con las necesidades observadas en el motor.

Como que el aceite está constantemente viajando por todas las partes móviles del motor recoge muchas impurezas en forma de carbonillas u otros residuos, los cuales deben sacarse del circuito para que el aceite se mantenga siempre en estado óptimo de utilización. Por esta razón se cuenta con un filtro de aceite (20) que cumple esta función de aprisionar las impurezas y retirarlas del circuito. También es necesario controlar la presión, lo cual se lleva a cabo por medio de un interruptor de la presión de aceite (21) colocado en el circuito y que avisa al conductor de posibles bajas en los valores de este circuito. Cuando el valor de la presión baja demasiado, ello puede significar que se avecina una avería muy grave.

Para finalizar, podemos ver, en la figura 29 citada, otros elementos componentes importantes del conjunto de un motor de automóvil. Así tenemos el volante de inercia (22) que sirve para dar regularidad en el giro del cigüeñal, y el portaretén de aceite (23) que impide la salida de este líquido al exterior del motor por los cuellos de salida del mismo eje. También es muy destacable, por supuesto, la labor que realiza el distribuidor de encendido (24), que se halla accionado directamente por el mismo eje de levas (8) y que tiene la función de dirigir la corriente de alta tensión a cada una de las bujías por el mismo orden de encendido precisado por el motor. Finalmente, en 25 nos encontramos con la llamada bomba de gasolina mediante la cual se aspira este combustible del depósito y se manda al carburador para que trabaje en la formación de la mezcla, tal como ya hemos comentado en otro momento.




Califica este Artículo:
4.50 / 5 (2 votos)



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *