El uso de destornilladores en la reparación del automóvil

Esta es una herramienta básica que nos puede servir, además de para apretar o aflojar tornillos, también de palanca y de punzón. Como mínimo necesitaréis dos unidades, pero no se crea que por llevar cuatro destornilladores el automóvil no va a poder con el exceso de peso; por el contrario, si tenéis la mala suerte de tropezar con una avería debida al aflojamiento de un tornillo, me agradeceréis el consejo porque de poco os servirá un destornillador excesivamente pequeño si tenéis que apretar un tornillo muy grande, o a la inversa.

Antes de entrar en la descripción de los destornilladores hemos de ver primero el elemento básico a través del cual es posible la fijación de las piezas y me atrevo a decir que se trata del elemento más importante de la mecánica, pues es el que hace posible que se pueda construir un motor. Me estoy refiriendo al tornillo. El tornillo es el elemento más característico de unión de piezas mecánicas. En líneas generales, un tornillo se compone de una parte cilíndrica (1, en la figura 5) que ha sido roscada en toda o buena parte de su longitud, tal como puede verse en la figura, y que consta de una zona ensanchada, llamada cabeza (2) que puede adoptar varios tipos de formas según la herramienta que se suponga adecuada para trabajar en ella. El tornillo se ajusta con un giro circular sobre otra zona roscada que exista en la pieza sobre la que se aplica, o bien puede ser pasante por un conducto cilíndrico de unión de ambas piezas y sujetarse en el otro extremo por medio de una tuerca (3).

Figura 5. Constitución básica de un tornillo.

  1. Rosca.
  2. Cabeza.
  3. Tuerca.

Figura 6. Diversos tipos de tornillos que pueden encontrarse en la mecánica del automóvil.

  1. De cabeza hexagonal.
  2. De cabeza cuadrada.
  3. Con ranura.
  4. De Iitrella.
  5. De tipo Allen.
  6. De cabeza hexagonal y con ranura.
  7. Moleteado, para ser accionado a mano.

Figura 7. Diferentes tipos de tuercas.

  1. Hexagonal.
  2. Hexagonal almenada.
  3. Cuadrada.
  4. Tuerca alargada para casos especiales.
  5. Palomilla.

Figura 8. Tipos corrientes de arandelas.

  1. Grower.
  2. Estrellada exterior.
  3. Estrellada interior.
  4. Plana.

Los tornillos utilizados en la mecánica del automóvil pueden distinguirse, preferentemente, por la forma de su cabeza y ello es conveniente que nos paremos a considerarlo un poco. En la figura 6 tenemos siete de las formas más corrientes que, en cuanto a la cabeza, puede presentar un tornillo de los que vamos a encontrarnos en la mecánica de nuestro automóvil. Otro de los elementos fundamentales de la sujeción proporcionada por el tornillo es la tuerca que se une al extremo roscado del tornillo y que mantiene firmes las piezas a sujetar entre la cabeza y la punta extrema del tornillo. Aunque a veces un tornillo se rosca en la misma pared de la pieza, otras veces el ajuste se hace por medio de la tuerca, caso que ocurre en los tornillos pasantes que, por otra parte, son las más corrientes en la mecánica que nos ocupa.

El uso de destornilladores en la reparación del automóvil Glosario y Manuales

En la figura 7 pueden verse varios ejemplos de tuercas de los tipos más utilizados en la mecánica del automóvil. La señalada con el número 1 es la más corriente y recibe el nombre de tuerca hexagonal. En 2 tenemos la tuerca almenada que se aplica a tornillos de seguridad. Entre las tuercas y la pared donde se aloja el tornillo existen también las arandelas que son piezas redondas a las que se le encomienda la misión o bien de repartir mejor la fuerza que el tornillo ejerce con la cabeza (o con la tuerca) en una superficie de apoyo, o bien impedir o dificultar que la tuerca o el tornillo se aflojen.

En la figura 8 tenemos el dibujos de las cuatro clases de arandelas más corrientes. La arandela señalada con el número 1 es la llamada grower que es una arandela elástica formada con un hilo de muelle. De esta forma presiona sobre el tomillo y su asiento y dificulta mucho el aflojamiento, por si solos, del tomillo o de la tuerca sobre la que se aplica. El mismo cometido se les encarga a las arandelas señaladas con los números 2 y 3 en la figura.

Por último, la arandela del dibujo 4 se llama arandela plana y sirve solamente para ampliar la zona de presión del tomillo o de la tuerca sobre la pieza que está sujetando. Para finalizar digamos que el equipo completo de un tornillo es el que nos muestra la figura 9. En primer lugar tenemos el tornillo dotado de arandela plana, arandela grower y tuerca, distribución clásica de los tomillos pasantes. En segundo lugar nos encontramos con un tomillo previsto para ser colocado en un orificio roscado, es decir, sin tuerca al final. En este caso se dispone de una arandela grower solamente.

Sentido de las roscas

Parece sencillo pero hay gente que no lo sabe. Los tomillos roscan, es decir, se hunden, girando en el sentido de las agujas del reloj, es decir, a derechas. Por la misma razón, se desenroscan girando en el sentido contrario a las agujas del reloj, o sea, a izquierdas. En la práctica, cuando un tornillo está sujeto con gran fuerza más de uno podrá tener dudas. Por lo tanto, es conveniente que recordéis siempre que un tornillo es como un sacacorchos. Girando a derechas se hunde en el corcho; girando a izquierdas sale de él. En el motor hay algunos tomillos que trabajan exactamente al revés pero son muy pocos y solamente están al alcance de las reparaciones realizadas por los mecánicos profesionales, de manera que no hemos de preocuparnos por ellos.

Vista esta introducción, pasemos a ver qué cosas pueden hacerse con las herramientas y la manera de utilizarlas, volviendo de nuevo al terna del destornillador. De las operaciones básicas que se pueden llevar a cabo en la mecánica de un automóvil, una de las más frecuentes es la operación de desatornillar y atornillar tornillos. En la figura 10 podemos ver la presencia de tres tipos clásicos de destornilladores.

El destornillador de la derecha es de los llamados de estrella que sirve para actuar en tornillos en cuya cabeza hay dos ranuras en forma de cruz. Tornillos de este tipo los vamos a encontrar en las tulipas de plástico de las luces de posición e intermitentes, es decir, nos va a ser indispensable para conseguir cambiar una lámpara de posición o, en general, de indicación del automóvil. También podemos encontrar tornillos de este tipo en determinados lugares del motor. Los destornilladores del centro y de la izquierda son de los llamados “planos” es decir, aquellos que se aplican sobre tornillos que tiene una sola ranura en su cabeza.

Como se puede apreciar, los tres destornilladores son de diferente tamaño. Esto es lo correcto. Debe llevarse, como mínimo, uno grande, otro mediano y otro pequeño ya que podemos encontrarnos en el motor con tornillos de buen tamaño y también, por supuesto, de pequeño tamaño. En cuanto al destornillador de estrella puede bastar que sea mediano. En muy buena cosa que todos tengan el mango de madera o de plástico aislante pues ya veréis que muchas veces los tendremos que utilizar también para trabajos de electricidad la cual, entre otras cosas, puede mordernos si no tomamos algunas pequeñas y sencillas precauciones previas.

Desde el punto de vista del uso del destornillador no cabe decir grandes cosas; sencillamente que no cualquier tipo de destornillador es el más adecuado para cualquier tornillo. El tamaño de la herramienta debe ser proporcional a la ranura y en todos los casos lo correcto es utilizar destornilladores cuyo ancho de hoja sea igual al ancho de la ranura del tornillo, tal como se puede apreciar en la figura 11. También el afilado de la hoja debe ser el adecuado que se introduzca y sujete bien dentro de la ranura del tornillo. Destornilladores con sus puntas muy afiladas, posiblemente debido al desgaste de las mismas puntas, no deben utilizarse porque resbalan con mucha facilidad sobre la ranura y a veces pueden dañarla de forma que la salida del tornillo sea después muy dificultosa. En la figura 12 tenemos ejemplos de buena adaptabilidad de la hoja del destornillador en la ranura y mala adaptabilidad en los otros dos casos dibujados. Cuidad mucho estos detalles porque vais a tratar con tornillos sujetos a gran presión y la forma de desenroscarlos, en muchos momentos de vuestras pruebas, no va a ser tan fácil como el tornillo que, en vuestras casas, está sujeto a un taco y del cual pende un cuadro.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *