Datos técnicos de la utilización de rayos láser en los automóviles

Datos técnicos de la utilización de rayos láser en los automóviles , Información para la verificación de cotas en la carrocería

Como hemos podido ver a lo largo de estos últimos apartados, es de suma importancia disponer de una fuente de información continua, que nos permita acceder a los valores necesarios para cada vehículo. El taller de reparación acostumbra a obtener dicha información de fuentes diversas: el propio suministrador de los equipos y herramientas o de empresas independientes que se encargan de facilitarla y actualizarla permanentemente.

En el cuadro de la figura 59, hemos resumido, con algunas marcas, las empresas que se dedican a estos servicios que siempre serán mediante fichas en soporte papel, disquete o CDROM. En definitiva, sea cual sea el medio utilizado, lo importante será determinar exactamente los valores que correspondan a los puntos básicos y necesarios para la medición, y que permita cumplir con el objetivo de diagnosticar acertadamente sobre el problema que pueda presentar un vehículo en cuestión.

Datos técnicos de la utilización de rayos láser en los automóviles Glosario y Manuales

Conclusión

Los procedimientos que hemos explicado para la verificación de la plataforma y, en general, los otros sistemas para la verificación de la estructura no son los únicos posibles, aunque sí los más universales. Cuando en un taller de chapistería se trabaja habitualmente con unos pocos modelos de carrocería, como podría ser el caso de hallarse especializada en una sola marca, se suele acudir también al sistema del empleo de plantillas o calibres de verificación que son instrumentos de medida fabricados expresamente para ser aplicados sobre una carrocería en concreto y si se ajustan correctamente en los puntos de fijación o comprobación dan a entender que la carrocería no ha sufrido deformación, Por supuesto, si no lo hacen, es señal de que sí hay partes de la estructura afectadas.

Pese a todos los adelantos modernos, las plantillas constituyen el sistema más rápido de comprobación, pero presentan el grave inconveniente de que se necesita una serie de plantillas para cada modelo de carrocería, lo que ocasiona todos los problemas que se pueden imaginar, y que van desde la dificultad de almacenaje hasta el orden en que deben ser guardadas a fin de que puedan ser localizadas con rapidez en el momento en que se necesitan.

En la figura 60 presentamos al lector una de estas plantillas realizadas para la verificación exclusiva de los largueros de una marca y modelo muy concreto. En este caso se trata de una plantilla sencilla, pero son muchas las ocasiones en las que se necesitan formas más complicadas a fin de conseguir una verificación concreta. Por esta razón las plantillas deben ser fabricadas con plancha o materiales gruesos, ya que una de sus principales virtudes es que sean indeformables.

Las plantillas tienen la ventaja de su rápida aplicación, sobre todo cuando resultan manejables. Ello permite la rápida visión de la deformación que se ha producido y la comprobación constante de la marcha del trabajo de enderezado cuando éste se produce, ya que la plantilla se puede ir presentando sobre el lugar en el que se trabaja tantas veces como el operario lo crea conveniente e ir modificando el trabajo de enderezado de acuerdo con lo que la plantilla indique.

Sin embargo, en la práctica, las plantillas presentan algunos inconvenientes de consideración, que se unen a los que ya antes hemos mencionado. Por ejemplo, muchas veces la aplicación de la plantilla no puede llevarse a cabo sin el desmontaje previo de algún órgano mecánico importante, lo que representa horas de trabajo y encarecimiento de la reparación. Ya sabemos que esto no ocurre con el sistema óptico, por ejemplo.

En cuanto a su utilización hay que tener mucho cuidado de no deformarlas, pues ello acarrearía, lógicamente, su inutilización en posteriores comprobaciones. Por lo tanto han de entrar en sus zonas de alojamiento con toda naturalidad y nunca en ningún caso han de ser forzadas ni mucho menos golpeadas para hacer que se ajusten a su pretendida posición de verificación. No hace falta decir que no deben ser utilizadas para hacer desde ellas brazo de palanca o como apoyo para realizar las soldaduras, pues cualquier deformación que sufran será en perjuicio de las posibles comparaciones que con ella se hagan en lo sucesivo.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *