Comprobando el conjunto eléctrico del automóvil

Ya dijimos en el pasado capítulo 3 que la combustión de la mezcla gasolina/aire se iniciaba por medio de una chispa eléctrica. Si no existe esta chispa eléctrica es absolutamente imposible que el motor se ponga en marcha. También puede ocurrir que sean uno o dos los cilindros que no reciban esta chispa, de modo que, en estas circunstancias, la puesta en marcha pueda llegar a no producirse.

Si habéis leído este libro por el mismo orden en que está escrito quizá os parezca ahora que la comprobación de la parte eléctrica de encendido debe ser muy complicada: nada de eso. Yo creo que esta comprobación se podría hacer solamente siguiendo el orden de las ilustraciones aquí dadas pero hay que tener en cuenta que no todos los motores de todos los automóviles son iguales y que, por lo mismo, tendremos que tener un poco de imaginación para encontrar las piezas eléctricas si nuestro coche no se corresponde exactamente con el modelo que hemos tomado de ejemplo para nuestras fotos. Sin embargo, ya veréis que este no es un problema insalvable.

Las operaciones a seguir deben ser las siguientes:

Localización del distribuidor

Para comprobar la chispa que debe llegar del módulo electrónico se debe acudir, en primer lugar, al distribuidor. El distribuidor contiene todos los gruesos cables eléctricos que van a parar a las bujías. Por lo tanto, en un motor de cuatro cilindros, dispone de cuatro cables de distribución más uno de entrada de la corriente: en total cinco cables. Si el motor fuera de seis cilindros, el número de cables sería de siete, etcétera.

En la figura 2 tenemos un distribuidor muy típico que puede orientarnos sobre la forma que tiene este aparato. En los motores modernos el distribuidor suele encontrarse movido por el mismo árbol de levas, de modo que ocupa la parte alta de la culata, colocado en posición longitudinal. Lo conoceréis enseguida por la salida de él de sus muchos cables gruesos, de acuerdo con el número de cilindros del vuestro motor.

Cable de alimentación de alta tensión

Una vez localizado el distribuidor deberéis desprender de él el cable de alta tensión que se recibe procedente de la bobina de encendido. Esto es lo que se está haciendo en la figura 3. Este cable va colocado a presión y, por lo tanto, para sacarlo, solamente hay que tirar de él hasta que se desprenda del orificio en el que va conectado. Esta es la operación que nos muestra la citada figura 3. Recordemos que para realizar esta operación el motor deberá estar parado y no es necesario que la llave de encendido esté en posición de contacto.

Resultados esperados

En cuanto el motor de arranque comience a girar deberéis ver que salta una continuada cadena de chispas entre la punta del cable que estáis sosteniendo y la masa escogida. Las chispas deben ser finas y azuladas. Esto indicará que la corriente eléctrica llega hasta el distribuidor en perfectas condiciones. Si es así ya sabréis que la causa de la avería no se encuentra en la parte del módulo de encendido electrónico de vuestro coche y deberéis continuar la investigación por otro lado.

No existe chispa en el cable de alta tensión

Pero también puede ocurrir que no salte chispa alguna (o que salte alguna de vez en cuando, sin la debida continuidad) con lo cual nos encontraríamos frente a una avería que una persona poco o nada versada en mecánica no será capaz de solucionar. Por lo tanto, a partir de ahora, no hay que insistir más con el motor de arranque. El motor del automóvil nunca se nos pondrá en marcha si no dispone de buena chispa. Deberemos acudir a un profesional para que nos lleve a cabo las comprobaciones correctas y nos solucione la causa de esta avería.

Como medida muy elemental, lo que podéis hacer, antes de daros definitivamente por vencidos, es pasar a comprobar que los conectores del módulo electrónico estén bien afianzados y hagan buen contacto. En la figura 5, podéis ver el lugar que ocupan estos conectores en un motor muy popular. Simplemente se trata de comprobar que no estén demasiado sucios de polvo y grasa u, ocasionalmente, de agua. Si están flojos, y mucho más si se han desprendido de su conexión, no cabe duda de que esta es la causa de la falta de chispa.

La chispa se produce de la forma indicada

Si la chispa se ha producido correctamente, de la forma descrita, en el cable de alta tensión del distribuidor, deberemos pasar a comprobar si esta misma chispa se recibe en todas las bujías.
Para ello, lo mejor sería pasar a desmontar todas las bujías y comprobar directamente la chispa con las bujías colocadas encima de la culata para que hagan buena masa. Pero este trabajo es bastante entretenido porque muchas veces las bujías son muy difíciles de extraer si no se dispone de alguna herramienta especial, y ya me hago el cargo de que vosotros tampoco estáis para pasaros la tarde haciendo pruebas que, además de que os van a ensuciar seriamente las manos, requieren cierta habilidad mecánica que no todo el mundo posee. Por ello os voy a proponer una prueba muy sencilla. Es la siguiente:

Herramientas necesarias:
Un destornillador grande, preferiblemente con el mango de madera o de plástico aislante.

Tal como se indica en la figura 6, sacad el capuchón de la primera de las bujías. (Cualquiera me sirve, pero empezar por delante o por detrás del motor para seguir un orden). El capuchón sale estirando de él pues se encuentra montado a presión.

Una vez sacado el capuchón debéis introducir la punta metálica del destornillador hasta el fondo del mismo, de la manera que nos indica el dibujo superior de la figura 7, de modo que la punta del destornillador haga buen contacto con el extremo terminal del cable que se aloja en el interior del capuchón. Una vez aplicado el destornillador se procede a acercar la parte metálica del destornillador hacia una buena masa dejando un espacio de unos 3 milímetros sin que se produzca el contacto directo a la masa.

Comprobando el conjunto eléctrico del automóvil Glosario y Manuales

Ahora haced que alguien os ponga la llave de encendido en posición de contacto y dé al motor de arranque durante unos segundos. Deberéis ver saltar la chispa entre el cuerpo del destornillador y masa. Si en este punto la chispa es muy floja o inexistente, aunque se acerque el destornillador hasta unas décimas de milímetro de masa, la falta de corriente en esta bujía es manifiesta y se tendrá que proceder al cambio de todo el cable o a revisar el estado de la pipeta de la cabeza del distribuidor, cosa que debería hacer ya un profesional. Si, por el contrario, la chispa es buena, pasad a hacer la misma comprobación en el resto de las bujías actuando exactamente de la misma forma que hemos descrito hasta el presente momento.

Hay que conseguir que en todos los capuchones de las bujías se obtengan los mismos resultados, lo que nos indicará que el automóvil no se pone en funcionamiento por causas ajenas a la instalación eléctrica. (También podría darse el caso de que la puesta a punto del módulo electrónico con respecto al giro del motor no fuera correcta. Sin embargo esta posibilidad se hubiera anunciado antes por medio de rateos y defectos en la aceleración del automóvil, lo que no es nuestro caso ya que partimos de una dificultad de puesta en marcha teniendo en cuenta que el automóvil, en el inmediatamente anterior período de funcionamiento, se comportó de una manera normal, sin ningún síntoma de avería).




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *