Amortiguadores de doble tubo

Amortiguadores de doble tubo

Son los más comunes en la actualidad. A su vez los hay de dos tipos. No presurizados (aceite) y presurizados (con aceite y gas). Constan de dos cámaras: una llamada interior y otra de reserva. Hay válvulas en el pistón y en la base del amortiguador, llamada válvula de pie.

El funcionamiento de ambos tipos es similar. A continuación se detalla el mismo.

  1. Tubo y cámara exterior o de reserva.
  2. Tubo y cámara interior o cilindro.
  3. Pistón acoplado al vástago.
  4. Válvula de pie.
  5. Guía del vástago.
  6. Acoplamientos superior e inferior.

Funcionamiento

Carrera de compresión: Cuando el vástago penetra, el aceite contenido en la cámara interior fluye sin resistencia a través de los orificios A, B, C y D y la válvula de no-retorno hacia el espacio generado al otro lado del pistón. Simultáneamente, una cierta cantidad de aceite se ve desplazada por el volumen que el vástago va ocupando en la cámara interior. Este aceite forzosamente pasa por la válvula de pie hacia la cámara de reserva (llena de aire a presión atmosférica o nitrógeno entre 4 y 8 bar). La fuerza de amortiguamiento viene dada por la resistencia que impone la válvula de pie al paso del aceite.

Carrera de extensión: Al tirar del vástago hacia fuera el aceite que queda por encima del pistón se comprime y pasa a través de las válvulas que hay en él. La resistencia que el aceite encuentra en dichas válvulas es la fuerza de amortiguamiento de extensión. El aceite que había llegado a la cámara de reserva vuelve sin hallar resistencia por la válvula de pie a la cámara interior para compensar el volumen liberado por el vástago.

No presurizados

Tienen la pega de que se puede formar en ellos bolsas de aire bajo las siguientes condiciones:

  • El amortiguador se almacena o transporta horizontal antes de ser instalado.
  • La columna de aceite de la cámara principal cae por gravedad cuando el vehículo permanece quieto durante mucho tiempo.
  • El aceite se contrae como consecuencia de su enfriamiento al final de un viaje y se succiona aire hacia la cámara principal.

Como consecuencia de ello, en especial en días fríos, algunos amortiguadores pueden padecer lo que se conoce como «enfermedad matinal’. Existen en el mercado algunas soluciones para evitar esto.

Presurizados

Es un tipo de configuración empleada hoy en día en la mayoría de vehículos cuando se busca mejorar las prestaciones de los amortiguadores de doble tubo convencionales. La solución consiste en añadir una cámara de gas de baja presión. 4 bares es una presión suficiente, ya que la fuerza amortiguadora en compresión la sigue proporcionando la válvula de pie. De esta forma la fuerza de extensión realizada por el amortiguador en su posición nominal es baja. Esto permite utilizar esta solución en suspensiones McPherson en las que se requieren diámetros de amortiguador más elevados.

Sus ventajas respecto de los no presurizados son las siguientes:

  • Respuesta de la válvula más sensible para pequeñas amplitudes.
  • Mejor confort de marcha.
  • Mejores propiedades de amortiguación en condiciones extremas (grandes baches).
  • Reducción de ruido hidráulico.
  • Siguen operativos aunque pierdan el gas.

Respecto a los amortiguadores monotubos, los de doble tubo presurizados tienen la ventaja de tener una menor longitud y fricción para las mismas condiciones de operación.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *