Paragolpes o parachoques de un automóvil

Paragolpes o parachoques de un automóvil

Los paragolpes o parachoques son piezas que adquieren la dirección de los travesaños que se hallan unidos a la traviesa que sujeta el panel delantero (paragolpes delantero) o a la traviesa trasera (paragolpes trasero).

Ocupan, pues, las partes más exteriores del vehículo, tanto por delante como por detrás.

Como su mismo nombre indica, la misión de estas piezas es la de absorber la energía cinética que se establece cuando el vehículo golpea contra algún otro cuerpo sólido de forma que reduzca el impacto para el resto de la carrocería y de sus ocupantes. El paragolpes es, pues, el encargado de recibir en primer lugar cualquier golpe que pudiera producirse corno consecuencia de una colisión. Se trata de un elemento de protección.

Antiguamente se creía que cuanto más robusto y fuerte era el paragolpes (en estas condiciones llamado parachoques) mayor era su eficacia de protección, y estos elementos se fabricaron de hierro provisto de una capa de cromado, o, en coches de lujo, de acero inoxidable.

En todos los casos de trataba de fuertes vigas dotadas de una gran capacidad para reaccionar frente a la energía cinética del golpe.

En estas condiciones, cuando se producia un choque, el parachoques se hacia cargo de la mayor parte de la absorción de potencia con una reacción brutal de los ocupantes del habitáculo que, inevitablemente, eran proyectados sobre el parabrisas, el techo, el volante o los pilares de la carrocería provocando muertes seguras.

Ante esta circunstancia, después de realizar muchas pruebas de seguridad, se vio que resultaba mucho más conveniente y seguro dotar a los automóviles de unas protecciones más blandas que absorbieran los golpes pero que lo hicieran de una manera flexible para ejercer una acción progresiva en la forma de absorber esta energía. Con ello se lograba trasladar los efectos de la inercia dada por la deceleración producida por el golpe de una forma mucho más dulce para los ocupantes.

El estudio de los paragolpes dotados de flexibilidad llevó a la búsqueda de materiales especiales, y los derivados del plástico, especialmente de la familia de los termoplásticos, fueron los más idóneos para conseguir estos efectos, En la actualidad, los paragolpes se fabrican de plástico o fibra, en algún caso con una estructura interior de hierro resistente. Pero lo más frecuente es encontrarlos con su interior provisto de una espuma laminada en la parte donde se unen a los espárragos que irán a su vez unidos a las pestañas de los largueros para asegurar su sujeción. También esta estructura puede estar sustituida por la colocación interna de una clase de plástico más dura y resistente que la del exterior, la cual refuerza los lugares de fijación de la pieza en su unión a los largueros.

Los paragolpes tienen forma envolvente, de manera que se prolongan por la parte de los laterales de la carrocería unos centímetros. Ello constituye las lla-madas punteras del paragolpes. Estas punteras se hallan fijadas a la estructura de plancha por medio, generalmente, de tornillos.

Durante algún tiempo los parachoques de hierro se siguieron usando en los vehículos todoterreno 4 x 4. Ello daba a muchos usuarios la falsa impresión de seguridad de que «iban en un tanque». Cuando estos vehiculos circulan por el campo y sus velocidades son necesariamente muy reducidas, esta solución es muy aceptable y mucho mejor que los paragolpes de plástico, pero si estos vehículos ejercen la función polivalente de circular por carretera a velocidades elevadas, la «gran protección» de los parachoques es un arma muy peligrosa para los usuarios de estos vehículos. De ahí que se estudie la posibilidad de prohibirlos.

A lo largo de la vida útil de un vehiculo, los paragolpes van recibiendo, como mrnimo, pequeños impactos de mayor o menor entidad pero bastante frecuentes. Es muy corriente que se den pequeños golpes contra otros vehículos a la hora de aparcar, también contra las paredes o columnas, o rampas, de los garajes y parkings, de modo que se deterioran y es frecuente, en el taller, su desmontaje, reparación o cambio.




Califica este Artículo:
4 / 5 (1 votos)



2 Comentarios en Paragolpes o parachoques de un automóvil

  1. uriel celis Dice:

    buen día, según entiendo en el reportaje los paragolpes presentan sus puntos fusibles que absorben el golpe y por lo tanto protege a los que se encuentran en el habitáculo, si es así como puedo identificar dichos puntos fusibles de esta pieza.
    muchas gracias

  2. J.Gracia Dice:

    Esta bastante bien el análisis a nivel usuario con conceptos entendibles bajo mi umilde opinión. Pero hecho en falta una parte importante en este aspecto, es la siguiente.
    Para que un paragolpes sea efectivo, según estudios realizados. Es importante la necesidad de semejanzas y compatibilidades.
    Como són, distancias y alturas entre los diferentes vehículos que están circulando en las vías públicas, ya que si existe un golpe entre 2 elementos y la compatibilidad de estos no es semejante, todas las medidas de seguridad pasivas como són deformaciones programadas en dichos vehículos resultan inutiles. Ya que no habra absorción de dicha energía en el impacto.
    Con lo que supone para los ocupantes, que dicho impacto podrá penetrar en la jaula o célula de habitabilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *