Mercedes-Benz ya piensa en rival para Porsche 911

Mercedes-Benz ya piensa en rival para Porsche 911

Parece que los fabricantes alemanes siguen decidos a no dejar ningún nicho de mercado por cubrir. Si hace dos días veíamos como Mercedes-Benz renovaba por completo a la Clase A, para de esta forma poder rivalizar de tú a tú con el Audi A3 y el BMW Serie 1, o de decidía a plantarle cara al Bentley Continental GT, hoy toca hablar de los deportivos… que en Mercedes-Benz son muchos y muy variados.

En la actualidad, el fabricante alemán tiene en cartel el espectacular SLS AMG, el pequeño SLK y el ya veterano SL (es por no contar los coupés, etc.). Parece que está todo cubierto, ¿no? Pues no. Al parecer, y según apunta la revista británica Autocar, en Mercedes-Benz han tomado la decisión de crear un nuevo deportivo que se situaría por debajo del SLS AMG y que estaría concebido para hacerle la competencia al Porsche 911.

Nuevo modelo, sin nombre aún

El nuevo modelo, al que de momento llamaremos SLC a falta de nombre oficial, no llegaría a los concesionarios hasta el año 2014, y sería el resultado de una estrecha colaboración entre el fabricante alemán y el departamento AMG (tal y como ya sucedió con el SLS AMG). Para evitar que los costes de desarrollo se disparen de forma considerable, el nuevo SLC contará con muchos de los componentes y soluciones que aparecerán en la próxima generación de la Clase SL (la séptima), y que debería ser presentada a lo largo de 2012.

La lectura que podemos sacar de ésto es que los planes de Mercedes-Benz pasan por tener dos líneas de modelos diferenciadas: una gama de modelos más convencional, y otra mucho más deportiva con modelos y propuestas propias (de AMG, se entiende). En este sentido, el buen recibimiento que ha tenido el SLS AMG, desarrollado íntegramente por AMG y sin ninguna alternativa en la gama Mercedes-Benz, habría convencido a los de Stuttgart de que ese es el camino a seguir.

El nuevo Mercedes-Benz SLC, un nombre que ya usan los dirigentes de la marca para referirse a él, mantendrá la configuración de motor delantero y tracción trasera que siempre ha caracterizado a los modelos de la estrella. De esta manera, parece que el fabricante alemán ha descartado finalmente la opción de desarrollar un modelo con motor central (como apuntaban algunos rumores) dada la poca tradición que la marca tiene en este tipo de propuestas.

El objetivo es obvio: derrocar el dominio que en la actualidad tiene el Porsche 911, tanto en lo que hace referencia a las ventas como al propio rendimiento del modelo. No obstante, el 911 no es el único modelo en el que se fijarán los ingenieros, ya que el Aston Martin V8 Vantage también es otro de los deportivos en el que los Mercedes-Benz ha puesto el punto de mira. Para poder competir con un modelo como el Porsche 911, una de las bazas más importantes que hay que tener en cuenta, a parte de desarrollar un buen producto, es ofrecerlo a un precio adecuado.

En este sentido, en Autocar hablan de un precio-objetivo alrededor de las £75.000 (86.100€ al cambio), una cifra que lo situaría ligeramente por debajo del Porsche 911 Carrera S, valorado en £76.172 (87.460€ al cambio – aunque en España el precio de salida del Carrera S es de 111.200€). Estéticamente, el nuevo SLC será desarrollado por el departamento de diseño in-house que la marca tiene en Stuttgart, y podría definirse como “contemporaneamente retro”. Es de esperar que la estética siga la estela de la del SLS, especialmente si tenemos en cuenta que el jefe de diseño es el mismo em ambos proyectos: Mark Featherstone. En este sentido, lo más seguro es que cuente con una cabina situada en una posición algo retrasada, con un morro largo y una trasera especialmente corta.

Asimismo, también hablan de un ancho de vías bastante considerable, unido a unos pasos de rueda de generosas proporciones. Las proporciones, en líneas generales, serían la mismas que las del SLS AMG (si una cosa tiene éxito, ¿por qué cambiarla?) aunque con unas cotas más reducidas en casi todas las medidas. El coche estará construido a partir de una estructura aligerada de aluminio, al igual que el SLS, y contará con una carrocería que combinará a partes iguales el aluminio con la fibra de carbono. No obstante, con tanto aluminio y tanta fibra de carbono, me resulta difícil que puedan ofrecer este modelo a un precio que lo haga competitivo delante del exitoso Porsche 911.

En lo que hace referencia al motor que equipará el SLC, todo parece indicar que se tratará del bloque V8 atmosférico de 5.5 litros (M157), capaz de rendir una potencia de 420 caballos en la configuración más básica. La verdad es que no es una cifra impresionante, especialmente cuando la comparamos con los 570 caballos del SLS AMG, pero si que es suficiente para enfrentarse con los 385 que ofrece el Porsche 911 Carrera S. Con la llegada del nuevo SLC, Mercedes-Benz contará con una gama de modelos deportivos de primer nivel.

Junto al SLC, tendremos el SLS AMG, el SLK y el SL (que llegará el año que viene); y también tendremos a la Clase C Coupe, la Clase E Coupe, el CL e incluso el CLS para los que quiera un poco más de comodidad. Eso por no hablar del rival que el fabricante alemán también quiere para el Bentley Continental GT y que se situaría por encima del CLS. Visto lo visto, y aunque el nuevo biplaza no se espera hasta el año 2014, resulta improbable que alguien pueda salir de un concesionario Mercedes-Benz sin haber encontrado un coche que más se adapte a sus necesidades.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *