Contaminación en vehículos

Contaminación en vehículos

Las transmisiones y diferenciales sufren por contaminación por lo que están ubicadas debajo del vehículo donde hay tierra y agua. Esta contaminación causa mas daño a las piezas porque la tendencia es olvidarse de estos componentes o hacer los cambios de aceite basado en kilómetros y no en las condiciones de trabajo.

Contaminación por agua en vehículos

Hay muchas quebradas y ríos que tenemos que cruzar para llegar a nuestros destinos. También hay muchas calles de las ciudades que no tienen alcantarillado fluvial. Personalmente tengo una ruta a la oficina los días que no llueve y otra ruta (más larga) para los días de lluvia.

Cuando el auto esta funcionando, la transmisión y los diferenciales están calientes por la fricción entre engranajes, ejes y cojinetes. Al momento de pasar por el agua, se enfrían, contrayendo el volumen del aceite dentro del equipo, causando una entrada de aire por el respiradero. Este respiradero normalmente esta localizado en la parte superior de la transmisión o el diferencial. Si el respiradero esta abierto para igualar las presiones y se encuentra debajo del agua, ingresa agua al componente. Si el respiradero está tapado o sucio con el barro que acumula debajo del vehículo, la presión se iguala chupando aire o agua por el reten del eje.

(Nota: ciertos vehículos, como el Grand Cherokee, tienen tubos de ventilación conectados a los respiraderos y terminan cerca del radiador, evitando la entrada de agua sucia.)

Esta contaminación trae cuatro problemas

  1. El agua actúa inmediatamente causando herrumbre y corrosión en todas las superficies interiores.
  2. La mezcla de aceite y agua forma un líquido lechoso de mayor viscosidad y menor lubricación.
  3. El agua sucia contiene partículas de tierra que empiezan a lijar todas las piezas en contacto.
  4. La combinación de tierra y herrumbre consumen los aditivos del aceite y reduce la habilidad del mismo para combatir la oxidación, causando un aumento de viscosidad y reducción en lubricación.

Podemos ver un ejemplo de un aceite SAE 75W-90 que ha sufrido un ingreso de agua sucia en la transmisión de una Vagoneta Toyota Land Cruiser. Se continuó utilizando el vehículo hasta que se encontró problemas, finalmente echando la culpa al aceite. Podemos observar que el aceite tiene 25% de agua y 1278 ppm de tierra.

Esta contaminación causó el desgaste y la corrosión de más de 4,000 ppm de hierro, 50 ppm de cromo y 18 ppm de cobre. ¿Cuánta tierra es suficiente? En este ejemplo el desastre fue causado por apenas 2 gramos de tierra.

En el próximo ejemplo podemos ver un camión Volvo donde pasaba por agua todos los días para entrar a su taller. Se notó un problema cuando se calentó la transmisión. En este caso el agua se había evaporado y solo dejo la tierra 64 ppm) y la herrumbre (842 ppm) como evidencia. (El residuo de sodio y potasio viene del agua.)

Solución a contaminación por agua

Si sabemos que el vehículo estará pasando por agua con mucha frecuencia, podemos adaptar tubos de ventilación como los que viene en el Grand Cherokee.

Para la mayoría de la gente, lo más práctico es hacer revisar el aceite de la caja y los diferenciales cada vez que se encuentra pasando por agua o al día siguiente. En esta revisión el mecánico puede verificar el aceite por su color (aceite con agua es un color lechoso). El problema es que muchos vehículos no andan en manos de sus dueños, sino en manos de un chofer que no avisa cuando pasó por agua. Hay que estar atento a los ruidos debajo del vehículo. La mejor solución para este problema es revisar el aceite de transmisión y diferenciales en cada cambio de aceite de motor. Así el aceite contaminado estará dañando las piezas un máximo de 6,000 a 10,000 kilómetros. Cuando tenga una contaminación severa, hay que hacer dos cambios para terminar de eliminar todo la tierra y los residuos.

Contaminación por tierra en vehículos

La tierra entra a las transmisiones y diferenciales por simple succión. Cada vez que se opera el vehículo el aceite y las piezas expanden, expulsando aire por el respiradero al medioambiente. Cuando estaciona el vehículo, se contraen las piezas, chupando aire del medioambiente por el mismo respiradero. La localización del respiradero debajo del vehículo donde las ruedas botan polvo hace que respire polvo. Este polvo empieza a lijar las piezas, llenando el aceite con hierro y tierra (a veces otros elementos metálicos de acuerdo a su construcción).

Podemos ver un ejemplo de una transmisión de camión Volvo donde no entró agua, pero la transmisión fue armada en un taller con piso de tierra y arena, con los vientos “normales” de Santa Cruz. Los 37 ppm de tierra que entraron a la transmisión y quedaron 3,000 kilómetros, causaron 405 ppm de desgaste de hierro.

Solución a contaminación por tierra

Las tres soluciones más prácticas son:

  1. Instalar un tubo de respiración como lo que viene en el Grand Cherokee. El polvo que entra se queda en la boca del tubo donde puede ser eliminado periódicamente.
  2. Cambiar el aceite con más frecuencia.
  3. Nunca desarmar o armar un equipo en un lugar sucio o ventoso.

 Contaminación por otros aceites en vehículos

Uno de los problemas comunes que tenemos en transmisiones es la contaminación por un aceite equivocado. Muchas veces al analizar un aceite de transmisión encontramos mezclas de aceite de motor, aceites hidráulicos, u otros productos diferentes. Esto viene de tambores o bidones mal identificados, bombas o medidores compartidos entre diferentes productos, saldos de un aceite en un medidor o bidón utilizado para otro aceite, o falta de información y conocimiento para escoger el aceite correcto.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *