Comprobación de los daños del impacto en el automóvil

Comprobación de los daños del impacto del autmóvil, abolladuras

En el presente apartado vamos a hacer un resumen de todo lo dicho hasta aquí en este capítulo, refiriéndonos siempre a los daños que un impacto haya podido ocasionar sobre la carrocería. Por todo lo explicado hasta este momento ya sabemos cuáles son los procedimientos para averiguar los posibles males internos de la carrocería, por lo tanto, ante un automóvil accidentado debemos adoptar siempre una actitud de reserva en cuanto a la magnitud del daño causado por el accidente, considerando siempre la posibilidad de daños que vayan más allá de lo que el aspecto exterior nos enseña.

En general, los daños ocasionados por arañazos en virtud de golpes laterales entre dos coches, del tipo de lo que se ve en la figura 61, solamente interesan a las planchas de revestimiento, por lo que su reparación va a afectar solamente a éstas. Se trata, por lo tanto, del cambio de las mismas (o en ocasiones de poca importancia, de su repicado) con lo que el precio de la reparación queda bastante claro a la vista y con la práctica del precio de la hora de taller y de la capacidad de tiempo empleado en la reparación. Golpes de este tipo de seguro que no han afectado a la estructura de la carrocería, por lo que no vale la pena mayores comprobaciones.

Otro caso diferente puede ser el presentado en la figura 62 donde se aprecia que la puerta ha recibido un golpe en el sentido de la marcha. Aquí es casi seguro que la propia rigidez de la puerta haya afectado al pilar central y, posiblemente, también a través de las bisagras, al pilar delantero. También el estribo puede haber sufrido las consecuencias del golpe y, en caso de deformación, pueden haber quedado afectados tanto el larguero como incluso el techo. Aunque, en apariencia, no parece a ojos de un profano que la parte accidentada sea muy importante, la realidad es que ésta puede resultar una reparación en la que se necesitan emplear muchas horas y que, por lo mismo, sea de elevado precio.

Comprobación de los daños del impacto en el automóvil Glosario y Manuales

Cuando los golpes afectan solamente a las planchas de revestimiento, los resultados suelen ser, en general, muy escandalosos, pero la reparación no es demasiado complicada.

De lo dicho se deduce la importancia de saber evaluar los daños que un automóvil accidentado pueda presentar, pensando siempre en el conjunto de la estructura de la carrocería. Cuando un golpe ha sido de importancia y ha afectado a la estructura, recuérdese que, en definitiva, habrá podido afectar a ésta con deformaciones que están clasificadas entre las cinco siguientes: en primer lugar, deformaciones romboidales del bastidor, situación que habrá afectado a los anclajes de la suspensión y las ruedas y que deberemos medir por medio del compás de varas.

También puede haber sufrido hundimiento o alzamientos, dos posibilidades que pueden quedar determinadas o bien por la aplicación de los compases de puntas, o bien con la ayuda de un aparato de comprobación óptica por rayos láser. La comprobación de las diagonales nos dará información sobre posibles estados de torsión de la carrocería y también de flexiones de la misma, otros dos tipos de deformaciones de mucha importancia para la sustentación correcta de los anclajes de las partes mecánicas fundamentales.

Comprobación de los daños del impacto en el automóvil Glosario y Manuales

Todos estos tipos de comprobaciones son los que nos han de dar seguridad para poder afirmar el grado de gravedad que el impacto o impactos recibidos tienen en el conjunto de la carrocería y darnos una pista para comenzar a trabajar en la reparación de todos los daños ocasionados hasta conseguir dejar la carrocería en perfectas condiciones. En las figuras 63 y 64, mostramos a modo de resumen, los principales puntos de verificación de cotas en el automóvil: figura 63, corresponde a las dimensiones de las diagonales y regulación de elementos móviles; figura 64, correspondiente a la verificación de los puntos de referencia de los bajos de la carrocería.

Después de realizadas todas las verificaciones que sean precisas y de haber comprobado hasta qué punto hay deformaciones que sobrepasan las tolerancias, ya estaremos en condiciones de hacer un presupuesto o de orientarla estrategia que hay que seguir para comenzar la reparación de los daños ocasionados por el golpe.

A continuación, y para terminar este capítulo, vamos a dar solamente unos consejos previos al trabajo propiamente dicho de la reparación, de la que ya comenzaremos a ocuparnos en los capítulos próximos.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *