Ruidos en el motor del automóvil

Hay múltiples averías en el motor que suelen presentar sus síntomas, incluso antes de declararse de una forma irremediable, por medio de ruidos. Estos ruidos son avisos de próximas averías que, sin duda, se producirán más adelante, a los que el conductor del automóvil debe estar muy atento para prever males mayores que pudieran dejarle varado en la carretera. Como vamos a ver a continuación existen ruidos muy característicos mediante los cuales es fácil reconocer la incipiente avería que los produce. Otros son más difíciles de localizar y los mecánicos los aíslan con frecuencia con ayuda de varillas auscultadoras que van colocando en diferentes partes del motor hasta conseguir aislar el lugar exacto en que se produce el ruido. Si ante un ruido no podéis localizar exactamente su origen, no está de más que paséis por el taller antes de empezar un viaje, y lo pongáis en conocimiento del mecánico, el cual podrá daros consejos al respecto que os pueden servir de mucho durante el viaje.

Pero si vosotros mismos queréis ser intérpretes de esta conversación con la mecánica del motor que son los ruidos, os voy a dar algunas orientaciones que pueden serviros de pauta para la escucha y la interpretación de ruidos en el motor, teniendo en cuenta que nos vamos a referir solamente a los ruidos que se oyen en el motor, y no a los que puedan oírse en otros órganos del automóvil, tales como el embrague, las transmisión, los frenos, etcétera.

En cualquier caso, para la localización de un ruido es necesario que éste se llegue a percibir con claridad. Luego tendréis que fijaros en lo siguiente:

El ritmo del ruido

Si el ruido se oye al mismo ritmo del giro del motor o a un ritmo independiente del giro de éste. Si el ruido se oye a cada vuelta del cigüeñal, o a cada dos vueltas. Si el ruido se oye con cada combustión o a doble ritmo que las combustiones producidas en el cilindro.

El cambio de ritmo

También es importante concretar si se produce la característica de que el ruido cambia de ritmo al cambiar el ritmo del motor, es decir, si tiene una frecuencia independiente o, por el contrario, sigue la misma frecuencia.

La procedencia del ruido

Fuentes de ruido en todo motor pueden ser la bomba de agua, el ventilador, el escape o el turbocompresor; las cadenas de arrastre o los engranajes (de la distribución, etcétera). Las cadenas suelen hacer un chacoloteo mientras los engranajes que vibran hacen como un castañeteo diferente del ruido que produce el picado. También existen los silbidos que delatan la presencia de fugas, generalmente fáciles de localizar observando el motor atentamente.

Ver si el ruido se produce en la zona de la culata. En la zona alta (válvulas, balancines…) o en la cámara de combustión.

De acuerdo con estas observaciones previas podemos encaminar nuestras investigaciones para la localización de las averías desde los siguientes puntos:

  1. Ruidos sincronizados con el giro del motor.
  2. Ruido en un solo cilindro a cada vuelta.
  3. Ruidos con el ritmo de las combustiones.
  4. Otros ruidos localizables.



Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *