Precauciones al conducir en la ciudad y en carretera

Precauciones al conducir en la ciudad y en carretera

Los funcionarios que pueden fiscalizar y ordenar el tránsito en la ciudad son los agentes del Cuerpo de Policía de Tránsito y los Inspectores municipales. Frente a una irregularidad o infracción, estos funcionarios están autorizados a retirarle la licencia de conducir así como también la libreta de circulación debiéndole entregar un recibo a cambio.

Todo conductor está obligado a portar su licencia de conducir y la libreta de circulación del vehículo mientras conduce. Existen dos tipos de calles, las que tienen doble sentido de circulación y las que tienen uno sólo, también llamadas flechadas.

En ambas, los vehículos deben circular por el costado derecho de la calzada, conservando siempre esta mano. La velocidad máxima de circulación en las calles es de 45 km./h. Algunas excepciones, como avenidas o ramblas, están debidamente señalizadas (60 km/h) , pero en ningún caso podrá circular a más de 75 km./h.

Los vehículos que circulan a baja velocidad, deben hacerlo lo más próximo posible a la derecha, permitiendo que los más veloces puedan hacerlo más al centro de la calle, manteniendo siempre su mano, sin invadir la contraria, esto evita congestionamientos y accidentes.

En general, está prohibido circular a velocidad tan reducida que obstruya o impida el tránsito. La indecisión en las intersecciones también puede provocar accidentes al confundir a los otros conductores. No se admite que un vehículo circule ocupando más de un carril de la calle.

Es obligatorio dar paso siempre por la izquierda a cualquier otro vehículo que lo solicite, siempre y cuando le sea posible (circulación en el mismo sentido). Cuando adelante a otro vehículo, debe hacerlo por la izquierda, alejándose lo suficiente del mismo antes de retomar su carril. Sólo se podrá adelantar por la derecha al vehículo que se dispone a girar a la izquierda tomando las debidas precauciones.

No se puede adelantar a aquél que está adelantando a un tercero, ni al que está‚ dando paso a peatones u otro vehículo.

No se puede adelantar en intersecciones, ni inmediatamente antes de ellas, ni en curvas, repechos, puentes cruces de vías férreas o en lugares especialmente señalizados.

Sea prudente, espere a que se clarifique el tránsito, para realizar cualquier maniobra. Recuerde que más de la mitad de los choques ocurren en las intersecciones. Respete siempre la referencia del vehículo de su derecha, si usted circula por una vía que no tiene preferencia.

Cuatro pasos para doblar correctamente:

  1. Decídase de antemano antes de llegar al punto en que ha de doblar.
  2. Sitúese en la senda correcta cuando vaya acercándose a la intersección. Mire por los espejos retrovisores para asegurarse que el conductor que viene atrás ha comprendido sus intenciones de girar, ya que podría intentar pasarlo justo en el momento en que usted empieza a doblar.
  • Si va a girar hacia la derecha acérquese al cordón de esa mano para evitar que alguien intente pasarlo por la misma.
  • Si va a girar a la izquierda, en calles de un sólo sentido, acérquese al cordón de la misma mano conservando las precauciones anteriores.

En calles de doble sentido, para doblar a la izquierda, acerque su vehículo al eje de la calle, no trate de ganarle al tráfico de frente, ya que éste tiene el derecho de paso. Ceda también el paso a los vehículos que giran a la derecha. Mantenga sus ruedas en línea recta mientras aguarda para girar a la izquierda, para evitar que si alguien lo choca de atrás lo empuje hacia el tránsito que viene de frente.

  • Anuncie su intención con la mano o el señalero a una distancia prudencial de por lo menos 30 m, antes de realizar la maniobra.
  • Aminore su marcha hasta tener una velocidad razonable para doblar y manténgase tan cerca como le sea posible del lugar hacia el cual usted piensa girar.

Cuando Ud. doble tenga presente que la preferencia de paso la tienen los demás, ya sean los peatones que cruzan la calzada o los vehículos que circulan por la calle transversal, o los que lo hacen en sentido contrario por la calle en que se va circulando. Si su vehículo no posee señalero (indicador de maniobra de giro), Ud. deber señalizar con su brazo de la siguiente manera:

  • Brazo horizontal: para doblar a la izquierda.
  • Brazo levantado: para doblar a la derecha
  • Brazo hacia abajo: para detenerse

No se puede disminuir bruscamente la velocidad o detener el vehículo sin antes advertir adecuadamente al vehículo de atrás. Tenga presente que un vehículo en movimiento no se detiene de inmediato por más buenos que sean sus frenos. Sepa que si Ud. circula a 65 km./h necesita media cuadra para detenerlo y si conduce a 95 km./h su auto se detendrá a una cuadra. Estas distancias se obtienen con buenos reflejos, buenos frenos, buenas cubiertas y buen pavimento. Estas distancias aumentan cuanto más velocidad lleve su vehículo, y en casos de lluvia.

Si se circula a:

  • 65 Km. se necesitan, para detener al vehículo: 1/2 cuadra
    95 km. Se necesitan, para detener al vehículo: 1 cuadra

En un choque frontal contra un objeto fijo (un muro, un poste) a 45 km./h el impacto sobre los ocupantes del auto equivale al de una caída libre desde un tercer piso de un edificio. A 75 km./h equivale a una caída desde un octavo piso.

Si dos autos chocan de frente a 25 km./h el impacto corresponde al de un choque a 50 km./h contra un objeto fijo. Es con esa fuerza que primero la cabeza y después el pecho de las víctimas chocan contra el parabrisas o el volante.

Obedezca las señales, ellas son tan importantes para Ud. como las órdenes de la torre de control para el piloto de un avión. Recuerde que en aproximadamente 70% de todos los accidentes fatales uno o más de los conductores participantes se encontraban violando por lo menos una norma de tránsito.

Existen varios tipos de señales viales que se utilizan en calles y caminos, señales que Ud. debe conocer para conservar su seguridad y la de los demás.

Señales luminosas Son de dos tipos:

  1. Semáforos.
  2. Destellantes.
  • Los semáforos a través de sus luces regulan Ia prioridad de cruce en base a tres colores, comunicando así distintos mensajes que Ud. debe tener muy en cuenta:

Luz roja continua (foco superior) – significa tránsito impedido a quien la enfrenta, obliga a detenerse en la línea de parada marcada y si no la hay, Ud. debe detenerse antes de entrar en el cruce de peatones.

Luz amarilla continua (foco medio) – anuncia la inmediata aparición de la luz roja: obliga a despejar el cruce a quienes la enfrentan. Si está cruzando debe completar el cruce si éste está libre; si no ha comenzado a cruzar debe detenerse.

Luz verde (foco inferior) – indica tránsito autorizado a quien la enfrenta. Permite proseguir la marcha, así como también girar a la derecha, cediendo primero el paso a los peatones. Si se circula por calles de un solo sentido, también permite girar a la izquierda.

Luz roja intermitente los vehículos que la enfrentan deben detenerse, ya que radica lo mismo que un signo de PARE.

Luz amarilla intermitente indica precaución. Recuerde que cuando los semáforos están apagados, Ud. debe dejar pasar al vehículo que aparece por su derecha.

  • Los destellantes emiten una advertencia intermitente en color ámbar (dos luces). Funcionan en algunos cruces en las horas de entrada y salida de estudiantes. Los conductores deben reducir la velocidad a paso de peatón y darle preferencia de cruce a los mismos.

Señales manuales

Son las que hace el agente de tránsito para regular la circulación de vehículos y peatones. Los agentes de tránsito ajustarán su comportamiento a las siguientes normas generales, con o sin el uso de silbato: Posición de perfil con brazos bajos o con el brazo de un lado bajo, permite continuar la marcha o girar a la derecha. En calles de un sólo sentido de circulación también permite girar a la izquierda.

Para poder doblar a la izquierda en una calle de doble sentido, esperar a que el agente con una mano cierre el paso al tránsito en sentido contrario y con la otra lo autorice a realizar la maniobra.

  • Un brazo en alto obliga a detenerse a quien lo enfrenta.
  • Ambos brazos en alto obligan a detenerse a todo el tránsito, con excepción de vehículos de emergencia.
  • Posición de frente o de espaldas con brazos bajos o uno en alto, obliga a detenerse a quien lo enfrenta.
  • Brazo en movimiento circular obliga a continuar la marcha a quien está en su línea.

Señales sonoras o acústicas

Son aquellas que emiten sonidos para llamar la atención de peatones y conductores, corno por ejemplo la campanilla a la salida de los garajes colectivos, las sirenas de ambulancias, policía, bomberos, etc.

Marcas en el pavimento

Son líneas y símbolos aplicados sobre la calzada para facilitar la circulación de peatones y conductores.

Signos verticales

Son los que se encuentran sobre postes o columnas dando la información necesaria, advirtiendo sobre la existencia de peligros y regulando la preferencia de paso. Entre éstos se distinguen por su importancia:

El signo de PARE que indica que Ud. debe detener totalmente la marcha en la línea de parada marcada. De no haberla, pare antes de entrar en el cruce de peatones y reanude la marcha recién cuando tenga libre el paso.

El signo de CEDA EL PASO radica que cuando se aproxime a él debe detenerse totalmente cuando hay tránsito acercándose, pero si la vía está libre, Ud. puede proseguir con precaución después de haber aminorado la marcha. Los cambios de frente solo deben realizarse en las bocacalles.

Cuando en una esquina común aparece un vehículo a su derecha, Ud. deberá cederle el paso pues dicho vehículo tiene preferencia. La misma regla se aplica para los cruces en los que las dos calles tienen referencia. Cuando Ud. está circulando por una calle no preferencial y va a cruzar una de preferencia, los otros vehículos tienen derecho a pasar primero. Ud. debe detener completamente su vehículo y reiniciar la marcha con precaución.

Recuerde que los Inspectores de Transito y/o la Policía de Tránsito pueden modificar las preferencias establecidas cuando las circunstancias lo requieran.

Por la noche, al llegar a un cruce, para anunciar la presencia de su vehículo deberá hacer cambios de luces. Desde que comienza a oscurecer o en días nublados debe llevar encendidos las luces reglamentarias. Al estacionar en calles con poca iluminación deberán dejarse encendidas las luces de posición de su vehículo y, en especial, las traseras. Recuerde que las motocicletas también son vehículos y tienen derecho a ocupar un carril al igual que un automóvil.

Todas las motocicletas son vehículos motorizados y por lo tanto deben cumplir con la misma reglamentación que un auto, pero además deberán circular en todo momento con la luz baja encendida. Todos los conductores y acompañantes de motocicletas están obligados a usar un casco protector.

NO SE CONVIERTA EN UN «TIRO AL BLANCO»

La mayoría de los choques fatales de motocicletas son con autos. En la mayoría de los casos el conductor del vehículo no vio al motociclista. Por ello, cuando siga a un vehículo, asegúrese de ser visto. Si conduce durante la noche, asegúrese de utilizar en su moto y en su ropa material reflectivo. Las veredas o aceras están destinadas a los peatones, usted sólo puede cruzarlas para entrar o salir de un garaje siempre que el cordón esté rebajado a este efecto.

Al salir o entrar de un garaje: No olvide que los peatones y los vehículos que circulan tienen preferencia.

Los peatones pueden hacer uso de la calle cuando no hay vereda o banquina transitable y para cruzar en las esquinas o zonas de seguridad.
Cuando hay peatones cruzando la calle en los lugares específicos para ello, se les debe ceder el paso, disminuyendo la velocidad o deteniéndose si es necesario.

Esto también es válido cuando usted está doblando en un cruce con o sin semáforos. Antes de estacionar, o en caso de accidente es importante que Ud. anuncie a los demás conductores lo que está sucediendo. Por ello, es deseable el uso de las balizas intermitentes.

Está terminantemente prohibido estacionar en las veredas, en curvas, cruces, pasos a nivel, puentes o túneles, alcantarillas, al lado de otro vehículo formando doble fila, en un lugar de cruce peatonal, a menos de 10 m antes de un símbolo de «PARE», o de «CEDA EL PASO» o de advertencia, en paradas de ómnibus y taxis, delante de entrada o salida de garajes, delante de los surtidores de nafta, junto a canteros centrales y a islas o refugios separadores de tránsito.

Aún utilizando las balizas intermitentes no se permite el estacionamiento en lugares prohibidos o doble fila. En caso de desperfecto o colisión sin heridos Ud. debe retirar el vehículo de la senda y arrimarlo tanto como pueda al cordón. Es su deber evitar los embotellamientos. La Intendencia está facultada para retirar de la vía pública los vehículos mal estacionados o estacionados en lugares prohibidos.

Estacionar correctamente es hacerlo en el sentido de la circulación, dejando espacio suficiente entre su vehículo y los que están adelante y atrás, debiendo apagar su motor. Recuerde que su coche no puede quedar a más de 30 cm del cordón de la vereda.

En las calles de doble mano el estacionamiento debe hacerse sobre la mano correspondiente. Cuando su vehículo está estacionado en bajada o repecho, coloque su freno de mano y trabe las ruedas contra el cordón. Antes de salir de un estacionamiento, indíquelo con el brazo o con el señalero, y realice la maniobra sin molestar ni crear peligro a los demás vehículos que están circulando. La preferencia es siempre de éstos últimos.

En una bajada pronunciada Ud. debe controlar el vehículo con un cambio puesto y un pie en el freno. Nunca deje su vehículo en punto muerto.

El cuerpo de bomberos, las ambulancias, la policía, las fuerzas armadas y los vehículos autorizados por las lntendencias, siempre tienen preferencia cuando hagan uso de las señales sonoras y luminosas correspondientes.

Ante la proximidad de dichos vehículos, Ud. debe despejar rápidamente la calle para permitirles el paso, acercándose al borde más próximo de la calle y permaneciendo detenido donde no moleste, hasta que el vehículo de emergencia pase.Las intersecciones no deben ser bloqueadas.

Tenga presente que cualquier otro vehículo puede transportar un herido y es su deber facilitarle el paso. Reduzca la velocidad de su vehículo a paso de peatón, o aún deténgase, cuando pasa frente a escuelas en horas de entrada y/o salidas de niños, donde hay aglomeraciones de personas o vehículos, cuando ha habido un accidente o cuando rebasa a un vehículo de transporte colectivo de pasajeros que está detenido.

Conduciendo en la carretera

La Policía Caminera y el Ministerio de Transporte y Obras Públicas son los que pueden fiscalizar el tránsito en carretera, estando facultados para retirar, contra entrega de recibo, documentación personal y del vehículo, en caso de transgresiones.

En carretera se debe aminorar la velocidad próximo a zonas urbanas, caseríos, curvas, cruces, pasos a nivel, puentes, aglomeraciones de personas, tropas de ganado, entrada y salida de escuela, etc.

Las únicas vías de circulación preferencial aún cuando no tenga el signo de «PARE», son las rutas nacionales. Recuerde que en todas las rutas nacionales, la preferencia la tiene el vehículo que se dirige a Montevideo, salvo excepciones debidamente señaladas.

Es tan peligroso conducir a altas velocidades como a bajas.
Cuando esté ante el peligro de un vehículo que viene de frente que pueda ocupar su senda, reduzca la velocidad para desviarse a la derecha o detenerse.

EVITE EL CHOQUE DE FRENTE

Si el otro vehículo todavía sigue conduciendo en dirección a Ud. tiene una única alternativa: salirse de la carretera y si es necesario irse a la banquina o a la cuneta. La velocidad ideal para conducir en carretera est entre 70 y 90 km/h, ya que además de ser segura es económica.

Antes de cruzar una vía férrea detenga totalmente su vehículo. En un cierre de paso a nivel ferroviario del tipo de media barrera cuando sus elementos estén bajos es deber esperar a que vuelvan a ser levantados.

Aún en barreras ferroviarias Ud. debe conservar su lugar en el carril derecho.

Cuando circula en carretera con las luces largas encendidas debe prestar atención de no encandilar a los que vienen en sentido contrario. Para ello utilice sus luces cortas. Si Ud. es encandilado por otro vehículo y se enceguece, reduzca inmediatamente la velocidad y evite el choque de frente. Si es necesario, tírese a la banquina. Un consejo útil para los encandilamientos es no observar al vehículo que lo produce y fijar la vista en la línea blanca que delimita la senda de circulación con la banquina.

La distancia segura entre Ud. y el vehículo que lo antecede es igual a la mitad de metros de la velocidad en kilómetros. Por ejemplo a 80 km./h la distancia segura es de 40 m.

Otra forma de calcular la distancia segura es aplicar la regla de los 2 segundos, por ejemplo: tome como referencia un obstáculo fijo (poste, árbol, señal, etc.) y luego de que el vehículo que lo antecede pase por dicho lugar diga mentalmente: «veintiuno, veintidos». Si Ud. llega al obstáculo cuando terminó de decirlo, Ud. está manteniendo una distancia segura. Esto se aplica en condiciones ideales. En pavimento resbaloso es probable que necesite más distancia y tenga que contar hasta veintitrés o más.

Si Ud. viene detrás de un vehículo de emergencia recuerde aumentar la distancia entre Ud. y el que lo antecede.

Recuerde que cuando conduce en carretera, por lo general, el panorama es muy monótono y esto hace muy probable que comience a sentirse fatigado. El amanecer y el atardecer son momentos especialmente peligrosos en los que hay que extremar precauciones, como por ejemplo: disminuir la velocidad.

En estas condiciones, el estado de alerta decrece, las respuestas se hacen cada vez más lentas y los elementos que distraen al conductor toman cada vez más importancia, al punto que puede hacerlo tomar decisiones inadecuadas. El fumar en un vehículo pobremente ventilado aumenta este problema.

La mayoría de los individuos experimentan algún grado de fatiga cuando manejan por períodos de más de cuatro horas. Se sugiere que descanse por lo menos veinte minutos, antes de proseguir su viaje. No debería manejar por más de nueve horas en forma continua ya que aún tomando períodos de descanso regulares, estos son insuficientes para recuperar el estado de alerta necesario y seguro.

Si Ud. tiene más de 45 años, recuerde que es más susceptible a la fatiga y se recupera más lentamente que un sujeto más joven.
En casos de desperfectos, se deber retirar el vehículo inmediatamente de la faja pavimentada y luego, de la banquina, buscando algún camino lateral o entrada, para disminuir los riesgos de accidentes.

Tenga la precaución de hacer bajar a los ocupantes y sugerirles situarse en un lugar alejado y seguro del automóvil. En horas de la noche, asegúrese que sus pasajeros porten elementos claros o reflectivos para que sean fácilmente visibles. Si el vehículo quedara inmovilizado, es obligatorio colocar balizas a no menos de 50 m delante y detrás del mismo, para alertar a otros conductores.

Nueve puntos para pasar con seguridad cuando las condiciones lo permitan

  1.  No acercarse demasiado al vehículo que lo antecede. Este puede parar de golpe, además de quitarle visibilidad. Durante la noche baje las luces para no molestar a dicho conductor.
  2. Mirar el tráfico que va adelante para cerciorarse que no viene nada en dirección opuesta y que hay lugar entre el vehículo que Ud. pasará y el que lo precede. En caso de duda nunca debe pasar.
  3. Mirar el tráfico de atrás. Otro conductor puede estar intentando pasarlo. Use los espejos retrovisores y doble la cabeza hacia la izquierda para inspeccionar el punto ciego.
  4. Prender señalero izquierdo.
  5. Moverse a la izquierda.
  6. Una vez que está en el carril de la izquierda no quedarse en él más tiempo de lo necesario. Acelerar y terminar de pasar lo más rápido posible.
  7. En el momento de pasarlo avisar al otro vehículo con las luces o la bocina.
  8. Una vez que terminó de pasar al vehículo prenda el señalero de la derecha para indicar que vuelve a su senda.
  9. Volver a la senda tan pronto como vea el frente del vehículo que acaba de pasar por el espejo retrovisor.

El coche portando una carga pesada puede modificar su maniobrabilidad, por lo tanto no espere que su comportamiento sea igual al que está acostumbrado normalmente. La aceleración será más lenta. Las distancias para detenerse serán mayores. Encontrará que se ladea más en las curvas. Necesitará mayor espacio para pasar y parar.

Una carga muy pesada en el baúl puede afectar peligrosamente a la dirección o sacar de foco a los faros delanteros.

Nunca lleve objetos duros, con puntas o pesados en el estante de atrás. Sólo un pequeño choque o una frenada brusca basta para que se conviertan en proyectiles mortales. Recuerde que tomar mate y fumar son elementos potencialmente peligrosos durante la conducción.
Para la Intendencia Municipal la conducción de un vehículo motorizado es un privilegio que Ud. debe ganar demostrando que es un buen conductor. Usted no debe abusar de este privilegio o lo puede perder.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *